Día 452 y 453 (9 y 10/2/2011): Volvemos a navegar

Zarpamos ayer a las 9 de la noche (hora local), aunque nuestra idea inicial era jueves por la mañana, decidimos adelantarnos para tener las mejores condiciones meteorológicas y sobre todo cruzar el Canal Chacao (el camino más corto) con corriente favorable (vaciante de marea), teniendo en cuenta que puede alcanzar valores de hasta 8 nudos.

Si todo va según nuestras previsiones llegaremos a Valdivia mañana viernes a mediodía, repostaremos, recogeremos unos repuestos, descansaremos y el sábado volveremos a ponernos en ruta rumbo al náutico de Higuerillas, al lado de Valparaíso, podríamos estar allí martes a última hora o miércoles (la distancia es un poco superior a las 450 millas).

El miércoles lo dedicamos a preparar el barco para una navegación segura, no queremos más sustos y sorpresas, al menos hasta dentro de una buena temporada. Acabamos de despejar la cubierta, desembarcamos los restos del incidente que no podemos transportar, estibamos correctamente y reforzamos la sujeción de lo que queda de mástil.  Trámites habituales de salida de puerto, lleno hasta los topes de combustible (porque ahora somos como una motora) y largamos amarras.

Ahora mismo, si no te fijas, o para un profano en la vela, podría llegar a pasar inadvertida la grave avería que sufrimos. De hecho, queda hasta bien, todo mucho más libre de cabos, velas, etc. Si no fuera por el combustible que necesitaríamos para cruzar océanos lo dejaríamos así (es broma).

Durante la noche hemos tenido que estar muy alerta, para ahorrar distancia hemos atravesado estrechos canales en los que había salmoneras y barcos fondeados, no estamos para tonterías y lo que menos quisiéramos es enredar algo en la hélice o tener cualquier tipo de problema.

La mañana ha coincidido con el regreso al Océano Pacífico, una densa niebla, con una visibilidad de apenas un centenar de metros, ha sido nuestro recibimiento. Aunque no ha sido el único, puesto que la salida al Golfo Coronados es aparentemente muy rica en vida acuática, focas, delfines y distintos tipos de aves nos han dado también la bienvenida.

Por el momento el Pacífico nos trata con cariño, sus olas nos acarician, su aliento nos empuja suavemente, parece ser consciente que en este momento un combate con él sería una lucha desigual. Aceptamos que su furia puede ser mucho más fuerte que nosotros y arrasarnos (así nos lo demostró), en estos momentos tendríamos pocas oportunidades de defendernos, aunque algún arma oculta si tenemos, hemos puesto un aparejo de fortuna y en un momento dado, bajo necesidad, podríamos izar de forma muy rudimentaria un tormentín y una mayor de capa, esperemos que no sea necesario, como así lo indican las previsiones.

No le doy muchas vueltas, pero cuando pienso en el día “D” mis sensaciones actuales son de tranquilidad, creo que todo lo que hicimos fue correcto, no se podía más en esas condiciones, no me queda ninguna duda acerca de si podríamos haber hecho esto o lo otro, cualquier otra actuación podría haber acarreado daños mayores o desgracias personales. Fue un justo duelo entre hombre y mar, las cosas son así, asumíamos los riesgos que corríamos el día que zarpamos de Valencia. Ha sido toda una experiencia de la que creo que salimos reforzados, ahora solo queda mirar al futuro y concentrar todas nuestras energías en solucionar todo lo antes posible para continuar Aventura Oceánica con normalidad.

Para aquellos me que me preguntan, mi ojo está completamente recuperado, un suave morado y una cicatriz en la ceja, heridas de guerra que al mirarme al espejo me recuerdan lo inmensamente afortunado que soy.

A las 22:30 GMT  nos situamos en las coordenadas  40º 56’S, 74º 02’W, vamos rumbo Norte a casi 7 nudos de velocidad, 83 millas más y avistaremos Valdivia.

Sed felices.

Kike

8 Comments

  • EEEEEE…kike!!!! Mais uma cicatriz para contar vantagens nas histórias de bar…kkkkkkkkkkkk…..viagem bem e seguros, com a benção de Yemanjá!!!!(a rainha do mar)
    Beijo forte

  • Segun el mapa, marca que estais en Valdivia desde las 4 PM., me alegro mucho y mas el saber que la herida del ojo esta bien. He recibido los correos. Descansad y reponeos y como dice el dicho «sin prisa pero sin pausa», a la carga y a seguir la Aventura sin desfallecer. Besos y mucho animo

  • hemos recibido vuestro correo y nos alegra comprobar el buenanimo que derrochais, os seguimos desde aqui con todo el interes del mundo y esperamos que nos narreis nuevas aventuras, pensad que en el fondo (y no tan en el fondo), hay un poco de envidia, besos Charo y Luis.

  • Ánimo navegantes, ahora es el momento del «replanteo» Pensad mucho en lo que tenéis a partir de este momento y preparad bien el plan de lo que espera. Ya sabéis donde estamos. Un abrazote.

  • Afortunadamente, como tambien ha comentado Daniel, ya estais en Valdivia (o eso parece). Despues del dia «D», todo indicia que el Pacifico tiene remordimientos de conciencia , y ahora os trata mucho mejor.
    NOTA: Suerte que el ojo esta «recuperado», imaginate con parche y pendiente…

  • Hola Quique…
    El otro dia te dije algo de una ballena mitologica….
    Pues ahi va…
    Es la ballena de Giglioli…
    parece ser que en 1874 el naturalista Enrico Hillyer Giglioli haciendo un viaje en la fragata Magenta por ahi por Chile la vio…
    O eso dijo y desde entonces esta el mito… es blanca u con morro de marsupial o de oso ormiguero.. vamos algo rara si que es… TELA!…
    Vamos que si la veis y le haceis fotos os forrais… je je je… porque no hay pruebas de su existencia pero si varios avistamientos… como los ovnis vamos pero en este caso objeto submarino no identificado…
    Animo y un fuerte abrazo.

  • Hola marineros,
    Me doy cuenta que la vida en un barco a motor esta muy tranquila y que el unico trapo que se ve son la ropa a secar. Nada vale la pena de escribir en el blog detras del mes plena de aventuras en Patagonia. como dicen: NO NEWS IS GOOD NEWS! Asi el escritor puede descansar. Cuando llegan a su marina atractiva donde van a pasar unas semanas, tendran que ver un poco mas de Chile, y quizas hacer una excursion hasta Mendoza y ver el Aconquagua. Visitar el bario de Neruda en Santiago y quizas volver un poco al sur en los alrededores de Temuco (no puedo olvidar las enpanadas en Pucon !!!!!).
    Abrazo, Francis

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *