Días 981 y 982 (22 y 23/7/12): A su aire…

Así se está comportando el viento, por no decir cómo le da la gana, independientemente de previsiones meteorológicas o estadísticas de intensidades medias en la zona durante esta época del año.

Prueba de ello es la gran variación en velocidad que estamos teniendo tras zarpar de Papeete, desde quedarnos parados, hasta superar ampliamente los 12 nudos.

Comenzamos con poco viento y mucha ola, situación que cambió al día siguiente permitiéndonos izar el spinnaker y avanzar a buen ritmo. Nuestra alegría no duró mucho, puesto que esa misma noche el soplido de Eolo se fue quedando sin fuerzas y el spi acabó con un numerito de circo de esos a los que nos tiene acostumbrados.

A veces pasan cosas que cuesta creer que sucedan de forma fortuita, pero o asumimos que son así, o tenemos que aceptar que hay duendes en el barco. Hace tiempo que cuando navegamos con spi , viento suave y mucha ola, izamos un foque para evitar que se lie en el estay; bien, pues fijaos en lo que pasó: una driza se soltó de su enganche en la base del palo, no sabemos porque arte de magia se dedicó a dar vueltas sobre el foque, enredándose con él, estrangulándolo por así decirlo alrededor del estay. Claro, el spi que vio la oportunidad, no lo dudó, dijo -esta es la mía- y se lio de tal forma sobre los dos anteriores que cuando lo vimos no dábamos crédito. ¿Pero cómo ha podido pasar? Nos repetíamos una y otra vez, ¡increíble! Si no lo veo, no lo creo…   En fin, menos mal que lo pudimos bajar y desliar, aunque esa noche decidimos no izarlo de nuevo, ya teníamos bastante.

Desde ese momento, hasta anteanoche, dominaron las calmas, hasta un extremo que, cansados ya de escuchar el flameo de las velas, arriamos todo y conectamos motor. A cambio el día era excelente y el mar se había serenado casi por completo, ¿qué es lo mejor que podíamos hacer? pues eso, darnos un baño en mitad del océano, una experiencia siempre emocionante. Dimos un cabo largo por popa, al que atamos una defensa, como seguridad, puesto que el barco jamás se queda quieto, y ¡al agua patos!  Por supuesto, no tenía ningún sentido mojar la ropa…

Para Paco fue su primer baño a más de 800 Km de tierra firme y con 5.000 metros de agua por debajo, y lo disfrutó como merecía la ocasión. Jose Carlos, a punto de tirarse, se acordó de la herida, que prácticamente está curada al 100%, pero prefiere ser conservador.

Durante la noche, y tras el paso de un monstruoso chubasco que ocupaba prácticamente toda la pantalla del radar, llegó el viento. Al principio pensábamos que sería pasajero, fruto del fenómeno meteorológico local, pero no fue así, desde entonces nos acompañan 20-25 nudos prácticamente del Este, con lo que navegamos a un largo, casi de popa.

Si las condiciones acompañan, el Bahari es un barco rápido, en las últimas 24 horas hemos recorrido casi 200 millas, a una velocidad media superior a los 8 nudos. Hemos visto planeadas de 14 nudos, y durante varias horas tuvimos una velocidad media de entorno a los 9,5 nudos con puntas de 12. Las condiciones se mantienen, creo que seguirán hasta nuestra llegada a Palmerston. Todo esto contrasta con las poco más de 100 millas que hicimos el primer día y las entorno a 150 millas de media diaria que resultarán al final de la travesía, si hubiéramos tenido este viento desde el principio estaríamos allí hace ya más de un día, pero el mar es así…

Como es normal, el viento no viene solo, las olas constituyen sus amigas inseparables, eso nos ha envuelto en un encrespado mar con crestas de 4 metros de altura,  las hemos visto hasta de unos 6.  Como consecuencia nos movemos bastante,  a veces muy bruscamente, lo que ha ocasionado algún que otro divertido incidente en el interior.

Ayer Jose Carlos preparó para comer unos deliciosos garbanzos con mojama (hecha por nosotros, secando el atún o dorado y luego en aceite), en el momento de servir a Paco el plato se le fue de las manos volando por el aire. Hubo alguna que otra broma, nos reímos un poco, lo recogimos y le volvimos a servir. Por segunda vez pasó exactamente lo mismo, los garbanzos acabaron de nuevo en el suelo. A la tercera, ya a carcajadas, casi lo clavamos el plato en la mesa para que no se moviera de allí.

Más allá de la anécdota, es perfectamente normal, de hecho su nivel de adaptación ha sido rápido y muy bueno, hace falta mucha práctica para desenvolverse con naturalidad sobre lo que parece un potro desbocado.

Por lo demás, están siendo días muy tranquilos que se rigen por los horarios de las guardias, 6 horas de descanso cada 3 de turno dan para mucho, además de dormir y disfrutar del esplendido paisaje del mar infinito en cualquier dirección.

A las 4:40 GMT del día 24 (dos horas más en España y 10 horas menos aquí), nos encontramos en 17º 59′ S, 162º 27′ W, navegamos a 9 nudos rumbo 270º con mayor (tomado el primer rizo) y 2/3 de génova desplegados, viento y ola continúan fuertes. Nos quedan 40 millas para llegar a Palmerston, eso implica que llegaremos esta noche, ya veremos cómo nos las podemos ingeniar para fondear sin visibilidad, si resulta demasiado complicado tendremos que esperar dando vueltas hasta que se haga de día.

Sed felices

Kike

3 Comments

  • Tiene que ser una delicia navegar con ese viento,a pesar del ímpetu de las olas, (todo no se puede tener). Es un placer leer tus relatos, principalmente por la descripción del momento acaecido. Besos.

  • Estimados Viajeros.(Nomade de los mares)
    Estoy muy contento que se encuentren en esas tierras tan lejanas, parece que fue ayer, cuando un bonito sábado de final de enero los vi salir del Club Higuerilla pasado el medio día, excelentes narraciones de vuestro viaje, no me pierdo ninguna, valida esta opinión para sus fotografías, que lo siga acompañando la suerte hasta vuestro regreso a casa; despues de este hermoso viaje ¿ Se acostumbraran a vuestra antigua vida ?, saludos Fernando.

  • Primo, ya he podido leer los relatos que tenia atrasados de las ultimas semanas, asi que para resumir;
    felicidades por tu cumpleaños (más vale tarde que nunca…), dar la bienvenida a Aventura Oceanica a Paco y por supuesto me alegro de la total recuperacion de Jose Carlos.
    NOTA: «deliciosos garbanzos con mojama..» es decir, que finalmente pudisteis probarlos….

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *