Día 447 (4/2/2011): Problemas muy graves

Estábamos navegando bien, viento de 15-20 nudos y avanzando a buen ritmo, las previsiones eran que continuara de ese modo. Poco después de la medianoche se produjo la catástrofe, de repente, sin previo aviso, fue como si se abrieran las puertas del infierno, enviándonos toda su furia en forma de rachas huracanadas y mar demoledor.

No sé deciros la intensidad del viento, jamás había viso tanto, ni sé deciros la altura de las olas, en la oscuridad de la noche, sin apenas poder ver por los rociones que lanzaba contra nosotros, solo sé que éramos pequeños entre montañas de agua que rebosaban espuma blanca.

Inmediatamente fuimos a intentar controlar la situación, extremando medidas de seguridad con arneses y chalecos. Tratamos de arriar todo, tan fuerte era la ira de Eolo y Neptuno, pero súbitamente un ruido seco nos anunció lo peor, el mástil había partido, y en fracciones de segundo sonó una especie de explosión, la mayor había saltado en mil pedazos, casi se había desintegrado.

En ese momento estaba en proa con el génova, y el latigazo del estay al perder tensión y caer me alcanzó en la cara, un golpe amargo pero sin graves consecuencias, una brecha en la ceja, algunos cortes y el ojo un poco morado.

Rápidamente entendimos la situación y tuvimos claro lo que hacer, lo primero parar motor que acabábamos de conectar para ayudar en la maniobra, porque si algo se liaba en la hélice habríamos perdido nuestro único medio de propulsión, lo segundo lanzar el génova por proa para que nos hiciera de ancla de capa y que el temporal no nos revolcara, lo tercero recoger y trincar bien todo lo que pudimos para que los restos no dañaran el casco ni nos hicieran abatir con el fuerte viento, lo cuarto meternos dentro a refugio, en la oscuridad de la noche y en esas condiciones poco más se podía, también temíamos que pudiera caer algo y producir una desgracia personal.

Con las primeras luces del día analizaríamos el estado de lo que había quedado, nos aseguraríamos que nada pudiera enredarse en el eje, afirmaríamos todo lo posible y nos dirigiríamos a motor al puerto más cercano.

Nada más entrar nos alegramos de que a ninguno de los tres le hubiera pasado nada de importancia y asumimos con la tranquilidad de lo inevitable lo sucedido. Ninguno se alteró ni durante la arriesgada maniobra ni después, las cosas salieron fáciles a pesar de la gravedad de los problemas.

Nos dispusimos a descansar un rato hasta que pudiéramos continuar, aunque las condiciones no eran las más idóneas, fuera la pesadilla continuaba, a la deriva como un cascaron de nuez estábamos a merced del mar, los golpes de las olas eran como latigazos, el aullido del viento y el sonido metálico del trozo de palo, estays, poleas y cabos impactando con todo era descorazonador.

No sé a Jose Carlos y Eduardo, pero para mí fueron horas muy largas, por un lado deseaba que pasaran rápido para arrancar motor y salir de allí, por otro que no acabaran nunca para no tener que enfrentarme al tremendo desastre, hubiera querido dormir y que al despertar todo no hubiera sido más que un mal sueño.

Pero no fue así, llego la claridad y evidenció la realidad, la fuerza y la energía brotaron de nuevo, teníamos una situación que resolver, manos a la obra. La visión desde cubierta encogía el alma, el mástil partido a nivel de la tercera cruceta, con el trozo roto colgando golpeándolo todo tipo badajo, estays de proa y popa desprendidos y parcialmente en el agua, un amasijo de hierros, cables y cabos enredados por todas partes, un jirón de la mayor volando libremente como una cometa, imagen de desolación, de ruina, como si un huracán hubiese pasado sobre nosotros arrasándonos, y no sé lo que fue, pero seguro que estaban emparentados cercanamente.

Afirmamos lo que queda de palo con drizas a proa y las burdas a popa, recogimos con mucho esfuerzo el génova del agua, nos aseguramos de limpiar todos los cabos y que nada saliera de cubierta, trincamos los estays y arrancamos motor, funcionaba perfectamente, nada se había liado, así que nos pusimos en marcha rumbo a Puerto Montt.

En este caso viento y mar nos favorecen, nos ayudan impulsándonos a mayor velocidad, parece que se arrepienten del brutal castigo que nos han infringido.

La distancia es de unas 180 millas para llegar a puerto, si no hay problema deberíamos estar allí el domingo, las previsiones son que la meteorología continúe del mismo modo.

De todas las averías a las que nos podíamos enfrentar, salvo irnos a pique, la que nos ha sucedido es la peor, nuestra pesadilla más amarga, puesto que va a implicar mucho tiempo, coste económico y complejidad. Aventura Oceánica está gravemente herida, con diferencia, el mayor problema desde que salimos.

Pero sabéis que si algo nos ha caracterizado ha sido nuestro tesón y espíritu de lucha, la ilusión por cumplir nuestro sueño, asumimos el esfuerzo y el sufrimiento como contraprestación a las increíbles vivencias y experiencias que nos está dando, no cejaremos en nuestro empeño. Nos esperan momentos difíciles, durante un tiempo nuestro día a día va a cambiar mucho, pero lo que si os aseguro es que la Aventura continua, y yo voy a seguir contándoosla, no nos vamos a rendir.

Sed felices.

Kike

29 Comments

  • Queridos amigos,
    que catastrofe terrible les ha tocado. El subito del evento vos ha surprendido y la unica cosa que se podia hacer era tomar las medidas de seguridad como lo describio Kike. Un hurican subito durante la noche con todo el trapo fuera es un verdadero desastre. El importante es que fisicamente hay muy poco danio, y el danio material sera tiempo y dinero. Tambien van a contnuar la aventura!
    Adelante con coraje, estamos todos con vos. Abrazo fuertisimo,
    Francis

  • Ay Kike… que momento… se salvaron por poco del Titanic, un poco de humor negro, a un relato impresionante, tenso, angustiante , conmovedor y como siempre relatado de tal manera que todos estuvimos ahí.
    cariños, fuerza y que chile lee brinde lo mejor.

  • Estremecedor e inquietante relato nos has contado hoy Kike. La situación es dificil pero lo vaís a conseguir seguro. Mucho ánimo y fuerza para estos momentos tan duros. Venga!!! vosotros teneís un espíritu fuerte y vais a aguantar. A por todas!!!. Cuidaros mucho y por supuesto esta aventura va a seguir contándose.
    Un abrazo muy fuerte y besos.

  • lamento muchisimo lo que ha pasado pero me alegro de que esteis bien, ¡Animo que de todo se sale!
    y vosotros habeis demostrado ser unos campeones, desde aqui os enviamos todo nuestro cariño y
    apoyo aunque sea virtual, esperamos pronto saber que estais en puerto y a salvo. Besos Luis y Charo

  • Que loucura!!!! Força meninos do mar!!!! Os deuses tem caminhos misteriosos…as vezes para nós o que parece um infortunio para eles é uma maneira de não deixar acontecer algo pior!!!!
    beijo forte à voc~e e à Joloc!!!!

    Tati

  • queridos amigos:
    La verdad, espectacular el relato, nos estas haciendo vivir contigo ( un poquito) las increíbles aventuras a las que os estáis enfrentando. Lo primero, me alegro mucho de que, aunque con magulladuras, todos estéis bien después de un tormenta así…..
    Lo segundo, también estoy seguro de que saldréis de esta….
    Un abrazo, y buena suerte…..

  • Muchachos, si que es de lamentar la rotura del mastil, pero lo principal es que no tuvieseis mas averias en la enbarcación y el motor responda bien. Respecto a tus heridas, espero que no pase a mayor y si es preciso, cuando lleges a puerto, que te lo vea un medico por si te se forma derrame interno. Ahora si que te digo que animo, no creo que podamos hacer otra cosa, que no sea estar lamentando vuestro infortunio.
    Un fuerte abrazo pora todos y no decaigais, estamos con vosotros.

  • animo menudo relato, ¡¡¡que esperiencia¡¡¡. estoy seguro que dentro de un tiempo mirareis la vista atras y os sentireis orgullosos de vosotros mismos animo valientes.

  • Hola chicos, Lamento la situación, pero me alegro de que los daños personales sean prácticamente cero, que es lo importante, por la descripción de los hechos (muy clara por cierto, como es costumbre en vosotros) los daños son de cuantía importante pero no irremediable, lo importante en vuestra situación es que no peligre la flotabilidad ni el gobierno del barco, seguro que una vez en puerto las cosas se ven de otro modo.
    Por otro lado estas son las cosas que hacen navegantes de verdad, lamento no poder hacer nada al respecto pero estaré más pendiente de vosotros que de costumbre hasta que estéis en puerto.
    Un fuerte abrazo, y no caigáis en el desanimo, que tenéis que seguir dándonos envidia,

  • Lamentamos mucho lo sucedido, pero tambien nos alegramos saber que estais todos a salvo, los daños personales y materiales podrian haber sido peores si no es por la rapida y efectiva actuacion que realizasteis, todos estabamos preocupados al atravesar cabo de hornos que fue casi un paseo y cuando menos nos lo esperabamos vino la desgracia, esto se merece otro pendiente!!!!
    ahora esperar y vigilar el mapa de posicionamiento para ver cuando llegais a puerto.
    mucho animo y no dejes de informarnos.

  • Bueno chicos,

    Por la posición del barco veo que ya estáis al este de la isla. Y por tanto, espero q os proteja d la ola fuerte d poniente. Además, el viento, que os empuja por la popa, se ha quedado en unos 15 nudos. Todo esto nos tranquiliza. Xq enseguida han empezado a sonar los teléfonos avisándonos unos a otros sobre la calamidad sufrida.

    Pero nada, la Aventura continua. Q en estos quehaceres ya tenéis experiencia, con todo el trabajo previo que invertisteis en el Bahari.

    A restañar las heridas, propias y del barco, y en breve a seguir surcando el Pacífico (pocas veces un nombre se ha mostrado más inapropiado).

    Un abrazo

  • Vaya susto! Y encima durante la noche, pero me asombra la serenidad que habeis tenido para resolverlo todo! Que cracks! Muchos animos que vuestra aventura va a seguir adelante, no os mereceis menos! Un abrazo muy fuerte a todos y venga que hay estamos para apoyaros!

  • “Todos grandes guerreiros nascem dentro da tempestagem, nao dentro da
    tranquilidade.¨
    Joloc gracias por tu mail, Kike gracias por tus palabras….

  • ¡CAGÜEN! Por un momento se me movía toda la habitación, no tengo palabras…
    No sé qué me impresiona más, si el huracán o la manera en que habéis encajado el golpe, ¡una moral de 60 nudos!
    Besos temblones, mucho ánimo!
    rosana

  • Bueno, por lo menos estais todos (casi) bien. Sois más conscientes que nadie del tremendo riesgo que habéis corrido.

    Llegad a puerto, descansad, y empezad las reparaciones con los mismos ánimos que os han acompañado durante toda la travesía. Al final será una anécdota más.

    Un fuerte abrazo.

    Juan

  • Me siento mal al leer tu relato , verdaderamente los habreis pasado muy pero que muy mal.Ahora queda arreglar los desperfectos de barco que te van a costar mucho dinero.Viendo la cantidad de personas que os siguen creo que entre todos podriamos ayudarte, svp Kike pasa el numero de una cuenta Bancaria y entre todos, cada uno lo que pueda ingresaremos dinero para ayudarte. Se que me diras que no es necesario!! Que eres autosuficiente , etc!! Pero deja que te ayudemos, yo veo mucha personas dandote animo y que tambien te va ayudar economicamente. Kike has hecho que muchos estemos Navegando contigo!! Lo entiendes!!!!!. Un abrazo

  • Primero de todo me alegro de que los tres estéis bien y que sólo haya sido un susto. Por otro lado no dudo ni un momento de que la aventura va a continuar porque los dos estáis hechos de una pasta especial. Por último secundar la idea de Ezequiel para los que directa o indirectamente estamos participando en vuestra aventura podamos colaborar desinteresadamente. Tómalo como una suscripción voluntaria al fantástico Blog !!!

    Abrazos

  • Kike, conforme iba leyendo tu relato pensaba que no podía ser y me esperaba algo peor, estando tan cerca de la costa. Pero me alegra saber que estáis todos bien. Resulta que el paso por el Cabo fue con un tiempo inesperadamente bueno y no podíamos presagiar que os guardaba lo peor para más adelante. Como en la vida, las desgracias suelen suceder por sorpresa. No os desaniméis, peor hubiera sido esto en mitad del océano. Por tus palabras entiendo que nunca ha pasado por vuestra cabeza la retirada. Tenéis una fortaleza y tesón a prueba de bombas. Aquí estamos para lo que podamos ayudaros. Un abrazo a todos.

  • Amigos, que felicidad tan ernome saber que lo rpincipal, vosotros, estáis perfectamente aunque con alguna marca que lugo podréis mostrar con orgullo.

    Ahora lo primero es comprobar que vuestra integridad física es buena, que tu ojo Kike está bien y que los daños físicos son asumibles.

    Después reparar los daños morales, recuperar pronto el ánimo, tomarlo con calma, no hay nada perdido, es un momento de dificultad que entre TODOS vamos a conseguir resolver.

    Posteriormente comprobar los daños analizar los desperfectos y hacer una lista de temas a resolver para dejar al BHARI de nuevo listo para la singladura.

    A los patronos decirles que en estos momentos es cuando más cerca se debe de estar de los patrocinados, para todo.

    y dar por hecho que lo que necesitéis y desde aquí podamos ayudar lo tendréis, ya sean contactos, relacción con los fabricantes y soporte económico.

    Kike yo ahora tengo mucho tiempo, desgraciadamente, para poder ayudaros en todo lo que necesitéis y desde aquí pueda ayudar a resolver.

    Queremos seguir viviendo la aventura del Bahari y la vuestra, queremos seguir leyendo las narraciones que nos hacen vivir una serie auténtica y no las de la tele y por supuesto queremos ante todo que sigais, hasta finalizarla según lo previsto, cuestra AVENTURA OCEÁNICA 2.0.

    Calor, calor, calor humano.

    Salu2.
    Marce.

  • Hola a todos, he hablado con Kike hace un rato. Están todos bien en Port Montt.
    Eso si les hace falta mucho ánimo.
    Apoyo la idea de Ezequiel, todo el que pueda que colabore pues los daños del barco son muy elevados.
    Van a pasar unos días allí y luego buscarán un puerto con más infraestructuras para intentar reparar el barco.
    Eduardo se vuelve ya a Valencia.
    Mucho ánimo amigos. Estamos todos con vosotros. Ojalá pudiéramos ir a Chile y entre todos reparar el barco como hicimos en Valencia. Sé que podréis. Sois los dos lo suficientemente cabezotas como para no creer que podéis.

  • Hola, me llamo Carlos y soy chileno.
    Conocí a un par de amigos suyos en un curso de Patrón Portuario en Algeciras, ellos son de Valencia y tienen charters de embarcaciones.
    Esque me escribió Gilberto para preguntarme que puerto era mejor para hacer reparaciones, le dije que pto montt mucho mejor que Valdivia (yo soy de Osorno), pero dado la complejidad, no se, tal vez Valparaiso, claro que está bastante más lejos.
    Joder vaya aventura, demos gracias que por lo menos estan vivos.
    No habrá sido eso durante la pasada al “Cabo de Penas”? Esque la peña ni se lo imagina, pero el Cabo de Penas es el terror de los barcos en Chile. No tiene nada que ver con el Cabo de Hornos. O sea, el Cabo de Hornos es famoso igual por sus malas condiciones y frio, pero el de penas ha hundido a muchisisisimos barcos. Yo he pasado por ahí y es un infierno.
    Bueno, por lo menos tienen ahora una experiencia unica para recordadr y contar.
    Si necesitas algo, ya tienes mi correo. Tengo un par de contactos en Pto Montt.

    Un abrazo a toda la tripulación y ánimo mierda!

    Carlos Valenzuela

  • La otra ves te decia de la velocidad de los tiempos sin saber que pasarias por la verdadera furia del cielo y el infierno aliados para devolverte a esta tu aventura oceanica, la furia y la calme la noche de la luz y todo su poder sobre ese mastil que no fué capaz de resistir tremendo empuje.

    Pero no se si es suerte o es valor, me inclino mas por el valor y el sueño y esa voluntad que hace que esta no haya sido una dificultad sino una tremenda prueba de capacidad, enfrentarte a lo que de verdad no se puede controlar, estar en medio de la furia y bellesa de este planeta, porque es a la ves, quiero imaginar cuantos sentimientos encontrados, cuando decis que querias que todo pase rapido y a la ves no, imagino el rato y es de sos que se esperan, y para eso que nos preparamos en cada accion desde que decidimos enfretarnos a lo que viene, nunca o casi nunca sabiendo lo que viene, y ahí esta lo que viene.

    Te vuelvo a felicitar y apoyando desde aqui para que esta herida aventura continue, no se muy bien como ayurlos pero quiero que sepas que estoy en Valencia, algo y muy poco vinculado con el mundo de la vela, solo gestiono una escuela de windsurf en la playa de Gandia, pero cualquier cosa en la que pueda colaborar, cualquier cosa que tengas que pedirme no lo dudes, que intentaré buscar los medios y la forma para resolverlo.

    No lo dudes avisame

    Abrazo fuerte y adelante

    desde aqui toda mi fuerza

  • Quise decir “Pacífico” jajajaja
    Pero acaso en el día 445 (2/2/2011) no os había avisado el pesquero de lo que venía? Tú mismo relatas que dos días antes un pesquero los llamó por VHF y que estaba “preocupado por nuestra seguridad” porque sabía lo que podía venir? Estas latitudes no son para desoir advertencias de los locales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *