Día 842 y 843 (5 y 6/3/2012): Llegada a las islas Gambier.

Las previsiones se cumplieron, y el mismo viento que nos hizo abandonar apresuradamente el fondeadero de Pitcairn, ha sido el que nos ha facilitado la llegada a las Islas Gambier en un plazo muy razonable de tiempo.

Durante todo el camino un Este-Noreste de entre 15 y 25 nudos nos ha acompañado, navegábamos a un largo con una ola que ha llegado a superar los 3 metros de altura, balanceándonos bastante y empujándonos ocasionalmente en largas planeadas que superaban ampliamente los 10 nudos de velocidad. Prueba de ello es que hemos tenido medias de casi 9 nudos mantenidas durante horas. El resultado: 305 millas recorridas en menos de 2 días.

Únicamente hemos tenido un incidente destacable, para variar en mitad de la noche, no sé que tiene la oscuridad que parece que atraiga los problemas, creo que el 90% de  ellos nos han sucedido cuando el sol estaba acostado.

Todavía no nos explicamos cómo pudo pasar, pero en una de esas maniobras inverosímiles que les da de vez en cuando por hacer a las velas, el génova se lió consigo mismo y con las escotas, de tal forma que era imposible desplegarlo. La única opción fue soltar las escotas para desliarlo a mano, maniobra en la que nos llevamos unos cuantos latigazos que nos ocasionaron algunos moratones y una pequeña brecha. Pero la cosa no acabó ahí, cuando ya estaba todo aclarado y estábamos montando de nuevo la maniobra, tuvimos la mala suerte que una escota se fue al agua y acabó enredada en la hélice, ¿pero cómo se pueden complicar las cosas en un momento?

Con el mar que había imposible bucear para desliarla o cortarla, habría sido un suicidio, nos hemos tenido que esperar hasta la llegada al arrecife de entrada a las Gambier, ahí hemos podido fondear a vela durante un momento, el suficiente para desliarla (ha salido fácil) y continuar a motor por el canal balizado.

Ha sido la primera vez en mucho tiempo que no hemos necesitado frenar la marcha por llegar de noche, en este caso todo apuntaba a que entraríamos por el paso complicado con el sol bien alto, y así lo hemos podido hacer.

Como buenas islas de formación volcánica, las Gambier tienen picos elevados (hasta 482 m.), por lo que se las distinguía perfectamente desde la distancia. El paisaje es realmente bonito, aguas azules salpicadas de picos verdes completamente cubiertos de vegetación.

Se ubican en el extremo Sudeste de la Polinesia Francesa, motivo por el cual son poco transitadas, quedan demasiado al Sur de la ruta de los veleros que atraviesan el Canal de Panamá.

Su distribución es muy particular, 10 islas rocosas rodeadas de una barrera de arrecifes semicircular de 65 Km de longitud. Solo está habitada la mayor de ellas (Mangareva, significa la montaña flotante), con una población de unos 1.100 habitantes y un núcleo principal (Rikitea) con servicios muy básicos.

Sobre las 16:30 hora local (GMT-9) fondeábamos en Rikitea, allí nos esperaban dos barcos franceses de amigos que conocimos en Ushuaia. Siempre es agradable que te esperen para darte la bienvenida, después de charlar un rato hemos quedado para mañana, nos pondrán al día de los mejores lugares y todas las informaciones necesarias.

La pequeña bahía en la que nos encontramos es muy pintoresca, a la falda de las montañas y con pequeñas casas de madera que se extienden a lo largo de la costa. Un bajo la protege, por lo que en su interior las aguas están calmadas como en una piscina, ya teníamos ganas de un fondeadero así, desde  que salimos de Chile no hemos tenido ninguno tranquilo, todos han sido completamente abiertos.

Durante la tarde nos ha dado tiempo de dar un pequeño paseo por el pueblecito, más bien un conjunto de casas con jardín y/o huerto, la vida aquí tiene otro ritmo, no hay que ser muy observador para darse cuenta. Curiosamente tiene una catedral de un tamaño considerable, pero esa es una historia que os contaré durante los próximos días.

Poco más por hoy, voy a descansar, os sigo contando que tal por estas maravillosas islas.

Sed felices.

Kike

5 Comments

  • Primo, afortunadamente no ha pasado nada en el incidente nocturno del mar que has relatado.
    NOTA: queremos fotoooooossss!!!!!!!!

  • Cuanta geografia estamos aprendiendo..jajaj…Gracias a vosotros estoy decubriendo sitios que antes ni siquiera habia oido. Menuda Aventura!!

  • Me alegro mucho por las fotografias subidas, son bonitas. Tomad todas las fotografias que podais y asi todos podremos disfrutarlas. Un abrazo.

  • Desde luego es un verdadero placer el poder seguir vuestra aventura de esta forma. Tanto por tus fabulosos relatos, como por el posicionamiento, como por las estupendas fotos. Todos ellos nos permiten transportarnos a bordo del Bahari. Disfrutar de los hermosos lugares y gentes que estáis conociendo, asombrarnos y aprender con vuestros descubrimientos, padecer los pequeños o grandes infortunios…En fin, sentirnos como un miembro más. Gracias por todo ello. Un abrazo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *