Día 214 (16/6/2010): El reino de las tormentas

Bien podría considerarse así la zona que estamos atravesando, y es que no paran, los temporales nos azotan uno tras otro sin darnos respiro, esto es agotador.

Esta mañana ha llegado un frente de los enormes, de los que cubren todo el horizonte, ya desde lejos se adivinaba su temible dureza. Cuando nos ha alcanzado las cosas se han complicado enormemente, sus más de 40 nudos y sus olas como montañas amenazaban con darnos un buen susto, y lo ha hecho, puesto que ha llegado un momento en que la mayor apenas se sujetaba al palo, habían partido la mayoría de las cinchas que lo unen a él (a través de los patines). No hemos tenido más remedio que arriar, si no queríamos tener problemas mayores, y os aseguro que no ha sido fácil con la que había montada. El agua de la lluvia se unía a los rociones de la olas que venían en horizontal hacia nosotros, no había manera de ver ni a dos metros de distancia, el viento aullaba sobre la jarcia de forma amenazadora, el barco se movía hacia todas direcciones sin ningún sentido en concreto, mojados, helados de frio, agarrándonos con fuerza y desplazándonos casi a gatas para que una ola no se nos llevara con ella, momentos duros.

Tiene gracia, casi en el Ecuador, en la zona de calmas, y estamos sufriendo los peores temporales y pasando más frio que cuando salimos de Valencia, a ver si van a tener razón los del cambio climático…

Por el momento vamos capeando lo que viene solo a motor, no avanzamos mucho porque no queremos consumir en exceso, lo llevamos a pocas revoluciones, casi lo justo para manteneros y avanzar a unos 4 nudos, menos cuando carga la racha y nos alcanzan las enormes series de olas.

Espero que esto no dure mucho más, aunque ya llevamos así casi 3 días, sin ver el sol, sin ver la luna ni las estrellas, se hace muy largo y pesado.

En cualquier caso no quiero preocuparos, el barco es muy seguro y aguanta con sobriedad los envites de viento y mar, y nosotros somos muy prudentes y extremamos nuestras medidas de seguridad, eso es lo primero.

Ojala pueda contaros mañana que las cosas han cambiado.

Sed felices

Kike

6 Comments

  • Kike, Yoloc, aguantad con calma que os va a mejorar seguro … tengo puesta una foto del atardecer en Aruba y cada ver que arranco por la mañana me acuerdo de vosotros.

    ¡¡¡¡¡LEÑA AL MONO!!!!!

  • Ya leyendo el titulo de hoy “El Reino de las tormentas” presagiaba lo que a continuación has ido narrando y te puedo asegurar sin exagerar (que de esto aqui en el sur vamos bien…) que de la forma que lo cuentas se mueve hasta la pantalla del portatil…
    NOTA: Con tanto meneo ¿como lo haces para escribir en el bloc?

  • Marinos, paciencia y prudencia, q ya asomará el sol.
    Pero desde luego es alucinante. En la travesía del Atlántico, en la época de los Alisios, estos no aparecen. Y os chupáis unas encalmadas desesperantes. Y ahora, en la zona de las calmas, tenéis temporales para aburrir.
    Pues va a ser q el cambio climático tiene algo q ver.

  • Hola valientes marineros, yo no aguantaria ni un minuto en esa tormenta.
    Llevo casi toda la noche navegando por internet, siguendo vuestra ruta, el frente por satelite y os aseguro que he acabado muy mareada…
    Esperamos todos buenas noticias y agradables travesias.
    ¿Os habeis portado bien con Neptuno? deberiais hacerle algun festejo al pasar el Ecuador, por si sirve, ya que os quedan muchas millas.
    Un beso enorme a los dos

  • Espero que pasen pronto esas tormentas y tengais buen tiempo,con mar tranquilo y brisa favorables.
    Que bien os lo pinto, pero es lo que deseamos todos los que estamos con vosotros. Arriesgad lo menos posible, que como dice el dicho ” la procesión es larga y el cirio corto” y si es necesario nos encomendamos a Neptuno y a quien haga falta para que tengais una mas placentera travesia.
    Un fuerte abrazo y animo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *