Días 275 a 280 (16 al 21/8/2010): En Bahía, pasados por agua

Y es que la lluvia ha sido una constante casi desde que llegamos, especialmente desde el lunes, alguna tregua ocasional, pero chaparrones periódicos no dejan de descargar agua sobre nosotros.

La meteorología ha condicionado nuestra estancia en la ciudad, al fin y al cabo Salvador es una ciudad para recorrer y para vivirla, y cuando el tiempo no acompaña, las cosas se complican. Hemos pasado los días fundamentalmente en el barco, tranquilos, descansando, leyendo, aprovechando que disponemos de conexión a internet, etc. que por otro lado tampoco está mal, entenderéis que también nos apetezca ese cambio de ritmo.

El martes pudimos hacer una excepción y salir a cenar en el Pelourinho. Lo que más me impactó de esta nueva visita fue el ensayo que encontramos por la calle de una escuela de samba. La percusión sonaba como si no hubieran hecho otra cosa en su vida, con el ritmo y la intensidad de quien toca con el corazón. Son capaces de hacer equilibrios y piruetas mientras tocan los tambores, subiéndolos por encima de la cabeza o tirándose por el suelo sin dejar de golpearlos. Y como no podía ser de otra manera, alrededor de la música el baile, un nutrido grupo de gente les acompañaba moviendo el cuerpo, y sobre todo las caderas, a un ritmo frenético, daba la impresión que de un momento a otro se iban a romper con tato vaivén. El magnetismo y la alegría que trasladaban eran tan fuerte que difícilmente alguien podía quedar impasible, locales y turistas quedábamos prendados del espectáculo, eran muchos los que directamente se unían a la comitiva contagiados por el ambiente, ni el mismísimo Flautista de Hamelin habría conseguido reunir una comitiva que le siguiera de forma tan hipnotizada como los que les acompañaban.

También hemos podido avanzar en la interminable lista de tareas que siempre tenemos como mantenimiento del barco. Especialmente importante ha sido la reparación del radar, ¡por fin! ¡habemus radar funcionando! Sincronizándonos con el fabricante en Estados Unidos hemos conseguido servicio técnico local, tras cambiar el cable y poner una antena nueva parece que todo está correcto. No os podéis imaginar la comodidad y tranquilidad que supondrá esto para nuestras guardias, y no solo me refiero a las oceánicas, en las costeras la presencia de pesqueros, la mayoría de las veces mal iluminados, hace que más de una vez nos veamos en apuros o corramos riesgos innecesarios. En las noches sin luna o con el cielo cubierto, en medio del mar, la oscuridad es tal que pienso que no veríamos un posible obstáculo ni siquiera tras impactar con él, no ves absolutamente nada, con el radar la incertidumbre es menor, normalmente deberías detectarlo, salvo que este ente dos aguas.

Jose Carlos ha aprovechado la estancia para apuntarse a clases de Capoeira, encontró un buen mestre y está haciendo sus pinitos en esta danza-arte marcial, de hecho el viernes participó en una roda, igual ha encontrado una nueva afición.

Se ha unido a nosotros Virgilio, un amigo que nos acompañará durante unos días, probablemente hasta Rio de Janeiro. Siempre es agradable tener visita en el barco, además de ayudarnos en la navegación rompe un poco la monotonía de la vida abordo.

Nuestros planes son zarpar de aquí este próximo lunes, en cuanto solucionemos los papeles de salida y compremos un par de cosas que nos faltan. Nuestros próximos destinos: Morro de Sao Paulo, Bahía de Camamu y Archipielago de los Abrolhos, para luego continuar hasta Rio de Janeiro.

Antes de terminar comentaros que las entrevistas que se estaban emitiendo los domingos en Onda cero se han pasado a los sábados a la misma hora.

Sed felices.

Kike

5 Comments

  • Por fin se hizo la luz y teneis el radar en condiciones, esto os alegrará y a nosotros nos tranquilizará.
    Espero que a pesar de la lluvia, hayais podido disfrutar de la ciudad y por lo que se aprecia en la fotografia José Carlos está muy contento con el grupo de Capoeira.
    Un fuerte abrazo y que tengais una buena travesia hasta el nuevo destino.

  • Primo, me da la sensacion que las clases de capoeira que va a recibir Jose Carlos, las vivira con más intensidad, si cabe, con la reparación del radar (verás que saltos …)
    NOTA: Pisais tierra firme , para descansar de tanto agua y va no para de llover, si es que…

  • Wow! Es bueno ver esta expresión de satisfacción y felicidad en la sonrisa de Joloc estampado. Veo que también se sintió fascinado por la capoeira. También estoy haciendo este arte, y espero que continúe la práctica, es un arte increíble!Un fuerte abrazo y.Deseo una buena travesia hasta el nuevo destino. Besos a ti y a Joloc! :*

  • Soy la Osa que desde China esta por fin descansando en Sacedon.
    Mi aventura-chinesca ha sido increible en el west Sichouan con unos 40 de T y 90 de humedad, la vegetacion increible pero mis sudores por el campo alucinantes…..
    Estamos con Jose Carlos y M Paz que os mandan el fresquito de una noche alcarreña
    El Oso va a aprender Capoeira
    Besos Marineros¡¡¡¡¡
    Dice el Ñu que a el no le engañas con eso del baile….

  • PRIMO, QUE ENVIDIA, TU POR ESOS LARES Y YO AQUÍ, LEYENDO COMO TE LO PASAS EN ESE LUGAR TAN IMPORTANTE PARA MI. EN FIN TENED CUIDADITO CON LOS BAILES QUE CON EL SUELO MOJADO DE TANTA LLUVIA PODEIS RESBALAR, ES MAS FÁCIL BAILAR UNAS SEVILLANITAS EN ESTA FERIA QUE ESTÁ A PUNTO DE COMENZAR. O QUIZÁS NO SEA TAN FACIL ESTE BAILE TAMPOCO. JAJAJA¡¡¡
    HABER SI EL RADAR OS DURA ARREGLAO¡¡
    NOTA: EN MORRO DE SAO PAULO TAMBIÉN ESTUVIMOS MARIA Y YO
    NO LO OLVIDES EN LEBRIJA SE TEQUIERE UNA JARTÁ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *