Días 284 y 285 (25 y 26/8/2010): De vuelta a Salvador

Lo primero que hicimos al levantarnos por la mañana fue girar la llave de contacto del motor, como nos temíamos, nada, ni el más leve sonido. Era el momento de las últimas pruebas, de otro modo tendríamos que buscar ayuda externa. Consulta de nuevo del manual, que por cierto, esta pesimamente explicado, y análisis de opciones. Me llegué a plantear cambiar el motor de arranque entero (llevamos uno de repuesto) o intentar sustituir solo el solenoide, y traté de ponerlo en marcha puenteándolo con cables de distintas secciones, aunque sin éxito, no entiendo como en las películas lo hacen tan fácil y rápido, yo no fui capaz, también es cierto que me daba miedo probar todas las combinaciones por si provocaba daños en el sistema eléctrico. A todo esto probaría unas 200 veces a arrancarlo normalmente por si nuestro querido motor tenía a bien concedernos esa gracia.

Mientras tanto Jose Carlos fue a preguntar por algún mecánico en el pueblo, pero no lo había, el más próximo en Valença (curiosamente Valencia en Castellano, mira que si tenemos que volver a nuestra tierra para poder reparar el motor…), una localidad situada a unas 10 millas rio adentro.

Una vez vimos que por las buenas no iba a arrancar, las alternativas estaban claras: ir en algún medio de transporte a Valença para traer un mecánico, cambiar el motor de arranque entero o ir a vela hasta Salvador y buscar ayuda allí. La primera tenía el riesgo que si precisábamos de algo que no lleváramos íbamos a estar en las mismas, la segunda me parecía matar moscas a cañonazos y la tercera tenia la complejidad de la salida del rio y la entrada en la bahía.

Mientras decidíamos algo inclinó la balanza, los pescadores a los que había preguntado Jose Carlos se aproximaron a nosotros indicándonos que se dirigían a Valença, si queríamos nos llevaban a uno de nosotros o nos remolcaban. Ya que se ofrecían les pedimos que nos remolcaran hasta la salida del rio, para nosotros iba a ser más fácil navegar por mar abierto hasta Salvador, y allí seguro que encontraríamos lo necesario.

No fue una maniobra fácil, corriente en contra, una ola incomoda que crecía por momentos, recoger fondeo a mano tirando de manivela y un remolcador bastante brusco y con el que teníamos algún problema de comunicación. Pudimos subir la mayor con mucha dificultad por el viento de través que teníamos y la imposibilidad de aproarnos por unos arrecifes cercanos, pero al final lo conseguimos, el momento en que comenzamos a navegar a vela por nuestros propios medios significó un suspiro de alivio, ahí sabemos cómo desenvolvernos.

Una vez fijamos rumbo y estabilizamos la situación se nos ocurrió hacer un último intento, convencidos de que sería inútil, pero por aquello de ¿y si ahora va y arranca…? No podíamos dar crédito a nuestros ojos y oídos, a la primera, con toda normalidad, se puso en marcha. Nos miramos con tal cara de incomprensión e incredulidad que sobraron las palabras, espero que no nos vieran aquellos pobres pescadores que perdieron un buen rato y no pocos esfuerzos ayudándonos desinteresadamente, puesto que cuando soltaron el cabo ni siquiera se acercaron a recoger una propina que teníamos previsto ofrecerles. En cualquier caso parecía una intervención divina, porque entrar en la bahía y encontrar algún sitio adecuado para fondear no se presentaba como una tarea fácil sin el apoyo del motor.

Por supuesto ni pensar en apagarlo hasta llegar a Salvador, habría supuesto tentar a la suerte excesivamente.

Aparte de los incidentes previos, la travesía fue tranquila hasta que a unas 10 millas comenzó a fallar de nuevo la electrónica, en este caso de forma mucho más grave. Perdimos uno de los pilotos automáticos (aunque pudimos cambiar al otro), la información de viento, y lo más grave, la sonda, eso si nos preocupaba.

Recordaba exactamente el camino que seguí en la entrada y la salida del Centro Náutico, si íbamos por el mismo sitio estaba seguro de que tendríamos profundidad suficiente, esa era la única alternativa. La pudimos llevar a cabo sin mayores problemas, un poco de tensión al entrar en una dársena distinta, porque el amarre en el que habíamos estado estaba ocupado, pero con mucha precaución llegamos a una plaza vacía.

A primera hora de la mañana de hoy  ya estaba el mecánico en el barco, no le ha costado mucho, en pocos minutos ha identificado el origen del problema, el relé del motor de arranque no hacia buen contacto, no ha hecho falta ni sustituirlo, menos mal. Hemos aprovechado para pedirle que nos explicara cómo hacer un puente, por si acaso lo necesitamos en un futuro.

Con lo que no hemos tenido tanta suerte es con la electrónica, llevo todo el día tratando de identificar el origen del problema, pero no hay manera, creo que también se trata de un mal contacto o un fallo de la unidad central, pero encontrarlo es como buscar una aguja en un pajar, hay decenas de conexiones. Tendremos que pasar al plan B y usar una sonda manual que llevamos, a la espera de conseguir soporte técnico en Rio. Sin información de viento y con un solo piloto no tenemos problema en navegar.

Estando las cosas así, hemos decidido reemprender viaje mañana, y como teníamos previsto pararemos en Camamu y Abrolhos, para continuar luego hacia Rio de Janeiro. Esperemos que los electroduendes se hayan divertido bastante y hayan decidido dejar de molestarnos.

Sed felices

Kike

4 Comments

  • Muchachos esto casi se parece a una pelicula de misterio, aunque a nosotros nos parezca excitante el percance, creo que a vosotros os parecerá terrorifico lo acontecido y el tener que volver a Salvador para la reparación(por cierto rapida), pero como dice el dicho «a mal tiempo buena cara» y a olvidar el percance y seguir la singladura. Un fuerte abrazo y que tengais mas buen tiempo que aquí (mucho calor).

  • Primo, si que os la han liado los… dichosos electroduendes estos en Morro o por el morro…, bueno , de momento el problema del motor ya lo teneis solucionado, esperemos que lo referente a la electronica se solucione en breve (seguro que lo arreglas tu antes de llegar a Rio…).
    NOTA: Lo de que exista un pueblo llamado «Valença» por allí , como diria Bisbal ; IN-CREIBLE!!!!

  • No hay noticias? Estoy preocupado porque el sábado no hay información actualizada sobre el itinerario día a día ‘y tampoco informó de actualizaciones en el blog. Kike, no nos preocupe compañero … de noticias, por favor! rs La esperanza es que estejas todo bien y que todo siga en orden. Besos para ti y Joloc! :*

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *