Día 401 (20/12/2010): Los dos luceros y la boca del lobo

Parte 1: la noche, los dos luceros

Mi guardia nocturna era de 12 de la noche a 3 de la madrugada, como siempre, todo se inicia saliendo a regañadientes del saco de dormir y quejándote del frio que hace, luego el ritual de equiparse: polar, pantalones, mono impermeable, botas de agua, chaqueta y encima chaqueta impermeable.

Con más capas que una cebolla te dispones a salir fuera a comprobar cómo esta todo, previamente vistazo a los sistemas del barco: radar correcto (nada a la vista), ordenador de navegación ok (vamos a rumbo), datos de ángulo y velocidad de viento en la electrónica de abordo, inspección rápida de que no hay alarmas o fallos de cualquier tipo.

Abres el acceso al interior, sales rápidamente y cierras para mantener el calor de dentro. El primer shock es el peor, pasar de los dulces sueños, calentito en la cama, a la realidad del gélido viento del exterior y los rociones cuesta, luego ya te habitúas.

Una vez estaba fuera me acordé que no había cogido la linterna, ¡que rabia!, ahora tenía que volver a abrir, entrar a por ella, salir y cerrar de nuevo, se nota que estoy dormido, pensé. Sin embargo, en cuanto los ojos se habituaron a la luz de exterior me di cuenta que veía perfectamente, es más demasiada claridad, sorprendente, ¿qué pasa?

Una mirada a proa y popa y lo entendí todo, algo fascinante, nuevo para mí. A popa la luna, aunque no era llena, brillaba con la claridad e intensidad que solo he apreciado en las latitudes australes, como si estuviera más cerca que de costumbre, con mayor definición, más bonita que nunca.

Y a proa, aunque parezca increíble, todavía iluminaba la claridad del día, el horizonte hacia el sur parecía no querer que el ocaso acabara nunca, aunque no se viera, se aferraba al sol como un niño a su madre. La noche antártica, esa que apenas existe en esta época del año, hacia su aparición.

La combinación de ambas fuentes de luz daba como resultado una suave penumbra con extrañas sombras, más propia de una tarde de invierno que de la medianoche, pero en la que en lugar de un gran lucero en el firmamento fueran dos los que se disputaran el predominio de la luz en el cielo. En cualquier caso se trataba de un bello espectáculo, tanto, que por un rato me olvide de frio, viento, mar, barco y velas, sencillamente me quede embelesado dejando que mis retinas se impregnaran de aquel momento tal vez irrepetible.

Parte 2: el día, la boca del lobo

Faltaban escasas millas para la entrada a la bocana del estrecho canal que da acceso a Puerto Parry, en la Isla de los Estados. Tras analizar todas las opciones la decisión había sido hacer escala allí, visitar un par de puntos que nos habían recomendado, de paso guarecernos del fuerte viento del Suroeste previsto y posteriormente continuar rumbo hacia Ushuaia.

Hacía ya tiempo que veíamos flotar en el agua masas compactas de algas que llegaban a formar una especie de islotes. Con anchas hojas y gruesos tallos, se enredaban en la hélice provocando cavitación y que el motor funcionara de forma anómala, casi como si se enredara una red o uno cabo, tal es su consistencia y resistencia.

De repente el motor dejó de refrigerar y empezó a calentarse, tuvimos que pararlo, seguro que habían embozado el filtro de admisión de agua. Durante un rato estuvimos casi al pairo solucionando la avería, no sería la última vez que tendríamos que repetir esa maniobra, el problema era si sucedía en un momento complicado en el que nuestra seguridad dependiera de la máquina.

Poco a poco nos fuimos aproximando, deseando que no hubiese mucha rompiente en la entrada, puesto que está abierta a Norte y el viento del Noroeste había levantado olas de tamaño considerable.

La vista es impresionante, una estrecha franja de mar que se interna 3 millas mar adentro flanqueada por escarpadas montañas de más de 600 metros que caen casi a plomo sobre el agua. El paisaje es agreste, con la orografía fuertemente erosionada y descarnada por las duras condiciones meteorológicas.

A medida que nos íbamos adentrando su amplitud iba disminuyendo, de hecho se pasa por una especie de garganta de no más de 20 metros que delimita una zona interior. Casi al final divisamos una enorme boya a la que decidimos amarrarnos, y al fondo del todo, en la base de un cerrado valle, y prácticamente sobre la única porción de terreno habitable por lo escarpado del entorno, se ubican un par de casas de madera y un pequeño embarcadero que constituyen la base del destacamento de la Armada, 4 personas que a turnos de 45 días son la única presencia humana en tan remoto y aislado lugar. Un pequeño bosque y una cercana cascada, que se desliza por centenares de metros de pared, contribuyen a dar una imagen bucólica al lugar, que puede ser el más placentero de los retiros o un pesado confinamiento, en función de cómo se mire y como lo quiera entender cada cual.

En el momento iniciábamos la maniobra de amarre nos dimos cuenta que el viento cambiaba, el encañonamiento lo aceleraba de tal modo que violentas rachas alcanzaban los 50 nudos, pensando que por lo protegido sería un buen lugar de abrigo nos habíamos metido en la boca del lobo, salir de allí con ese viento era muy peligroso, ahora ya no teníamos otra opción, había que sujetarse a la boya y aguantar como fuera posible hasta que calmara.

Fue realmente complejo, casi imposible aproar el barco y para avanzar había que dar casi toda la máquina, tras más de media hora lo conseguimos y afirmamos con 3 cabos, confiando en que aguantaran las violentas condiciones.

Contactamos por radio con los militares, que tras confirmarnos que la boya era segura (la usan los buques de la Armada que se ocupan de la logística y el relevo), nos invitaron a bajar a tierra, ofreciéndonos lo que tuvieran a su disposición. No era el momento, pero en cuanto calmara si nos apetecía visitarles.

Por la tarde las condiciones se suavizaron y aceptamos la invitación. No os podéis imaginar lo hospitalarios, amables y simpáticos que han sido con nosotros, es el último lugar del mundo en el que pensaba que nos iban a hacer sentir como en casa. Los 4 soldados, acompañados por 2 perros, intuyo que no tienen muchas más tareas (salvo emergencias) que mantener la presencia en la isla, y tampoco reciben muchas visitas que digamos, así que creo que también fuimos una novedad. Nada más llegar nos hicieron pasar al refugio, cuya buena temperatura interior nos recompuso del frio pasado. Pudimos ducharnos, cargar agua potable y sin darnos cuenta ya estaban preparando la cena para todos. Charlamos durante horas, de la vida allí, la isla, nuestro viaje y mil otras cosas, fue realmente agradable e interesante compartir con ellos, además de que son excelentes cocineros.

Nos hablaron de que se podía ascender por la montaña y llegar al nacimiento de la cascada, un lago situado en la parte alta, una bonita excursión. A pesar de que nuestros planes eran zarpar a primera hora y dirigirnos a San Juan del Salvamento, en el extremo oriental de la isla, cambiamos de idea, nos levantaríamos temprano y subiríamos a descubrir ese lugar, uno de ellos nos acompañaría.

Regresamos de madrugada al barco, todo estaba calmado, hemos dormido como sobre una balsa de aceite, un placentero y merecido descanso.

Sed felices.

Kike

9 Comments

  • Kike, creo que aparte de los paises visitados y experiencias vividas, una de las cosas que siempre tendreis con vosotros, seran el comportamiento y contacto con las diferentres gentes conocidas. Para mi una de las cosas mas enrriquecedoras y que perduran en el tiempo. Buena travesia hasta Ushuaia.
    Besos

  • Primo, lo de dividir en dos partes el relato de hoy, ha sido fantastico, para asi poder diferenciar las dos vivencias. Ha sido un gesto muy bonito el de los militares con su invitacion a su refugio (con cena, ducha, etc…) . Ya nos contaras como ha sido la excursion a la montaña.
    Decirte que mañana dia 24 , como ya ocurrio el año pasado, durante la cena de noche buena , te dedicaremos algun que otro brindis (a los dos)
    NOTA: ¡FELIZ NAVIDAD! y ¡FELIZ NOSHE GÜENAAAA!!!!!

  • Queridos navegantes, me ha encantado la descripcion de kike de «los dos luceros», eres un poeta,
    estoy mas tranquila al leer que habeis podido dormir con sosiego por fin porque no sabeis que noches he pasado pensando en vosotros y viendo como se movia la posicion del barco, lo primero
    que hago cuando me levanto es ir a ver como estan los navegantes y por la noche antes de acos-
    tarme igual Luis decia no hay n ada no pueden escribir, pero yo estaba deseando que dierais señales
    de que estabais bien, creo que este es libro de aventuras mas apasionante que he leido nunca, hoy
    voy a estar mas tranquila al saber que todo ha ido bien. Os deseo feliz Navidad y brindaremos por vo
    vosotros Muchos besos Luis y Charo

  • Además de lo interesante que es y de la envidia que da a ratos, a medida que avanza el viaje la calidad literaria va progresando y lo que nos enseñas está muy bien escrito. Muchas gracias.

    Este año más que ningún otro os deseo feliz Navidad y muy próspero 2011.

  • Hola Enrique,

    os deseamos a vosotros y a todos los que siguen vuestra aventura:

    ¡¡FELIZ NAVIDAD!!

    que paseis estos dias lo mejor posible, nosotros nos acordamos mucho de ti (y Andres y Alicia me preguntan que donde estas y donde pasaras la Navidad 😉

    ¡¡Cuidaos y disfrutad de vuestra singladura!!

    Muchos besos de nuestra parte,
    Jose Luis

  • Hola amigo,
    el centolla Natural de Chile (Cangrejo Real ) vos espera para navidad!
    Centolla es el nombre que recibe el Cangrejo Real del Océano Antártico. Se cría en las frías y cristalinas aguas de la Zona de Magallanes y Tierra del Fuego en el Sur de Chile. Su fama la debe a la suavidad de su carne y a su exquisito sabor lo que permite una gran variedad de preparaciones como pueden ser cocktail de cangrejo real, vol –au- van, rellenos, canapes, etc.
    Muy especial es el AGUACATE CON CENTOLLA
    un abraz,
    Francis

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *