Día 431 (19/1/2011): Estéro Coloane

No puede haber mejor regalo para los sentidos que amanecer en un lugar como este. Salir a cubierta y encontrarte en una pequeña caleta rodeada de montañas, con las verdes ramas de los árboles que crecen en una pendiente casi vertical a escasos metros de rozar el barco, frente al blanco manto de los glaciares que se deslizan con la parsimonia de la que solo ellos son capaces hasta regresar al liquido elemento del que están compuestos, el agua brota de cada rincón de la tierra, formando todas las combinaciones de arroyos, ríos y cascadas que se puedan imaginar, la naturaleza configura una sinfonía de colores, formas y sonidos que roza la perfección.

Con las ganas y la alegría de niños que salen por primera vez de excursión, nos subimos de buena mañana a nuestro pequeño bote para buscar un lago que según las cartas se ubica bajo uno de los glaciares y da origen a varias cataratas. Localizamos un lugar en el que amarrar la auxiliar y nos adentramos en el bosque, avanzando monte a través, aquí no hay caminos.

Cada metro de ascensión fue penoso, árboles, cerrada vegetación, empinadas laderas, todo ello empapado de humedad y recubierto de un manto de musgo sobre el que resbalabas con facilidad. Al llegar a un claro tuvimos una vista de toda la cala con el Bahari atracado al fondo que compensó los esfuerzos. Continuamos avanzando, aunque descartamos el lago puesto que para acceder teníamos que atravesar un río infranqueable por más que tratamos de localizar un paso. El rugir nos indicaba que en las proximidades debía haber un salto de agua importante, ese fue nuestro siguiente destino. Cuando entre la maleza pudimos contemplarlo en su conjunto quedamos extasiados de lo que se abría ante nuestros ojos, una autentica maravilla, tanto por el torrente de agua deslizándose sobre las rocas perfectamente moldeadas, como por el verde omnipresente que cubría todo el entorno, incluso sobre las rocas, a modo que moqueta.

Estuvimos un buen rato disfrutando del lugar, observando cada detalle, saboreando la magia de esos sitios cuya belleza te emociona. El descenso fue casi más complicado que el ascenso, pero conseguimos llevarlo a cabo sin rompernos nada, algún que otro resbalón, culazo y pié dentro del agua, pero nada que no implicara unas risas. Eso sí, acabamos helados y completamente mojados.

Por la tarde, tras unos reconfortantes e hipercalóricos garbanzos cocinados en el barco, nos lanzamos de nuevo al exterior. Iniciamos la marcha ascendiendo en paralelo al curso de un río, a través del cual accedimos a prados rebosantes de flores y preciosas formaciones moldeadas por el agua. Fue muy curioso encontrar los restos de varias presas construidas por castores, auténticos ingenieros y leñadores, una pena que ninguna de ellas fuera reciente y estuviera operativa.

Luego nos dirigimos al mayor de los glaciares, subiendo por las rocas llegamos hasta su morrena, encontrándonos de frente con el límite del hielo. Verificamos con nuestros propios ojos que todo lo que estudiamos sobre ellos en el colegio es cierto, si hubiéramos venido unos cuantos años antes seguro que lo habríamos entendido mejor. En cualquier caso, hemos tomado un buen número de fotografías que seguro que os servirán para explicárselo a vuestros hijos cuando lleguen a ese tema. Las enormes grietas y los tonos azulados de algunas  zonas del hielo resultan impactantes, así como oírlo crujir permanentemente, a la vez que el sordo silencio provocado por la absorción del sonido. Por prudencia no permanecíamos mucho tiempo en determinadas zonas, no habría sido divertido un desprendimiento de aquellas moles sobre nuestras cabezas. Como no podía ser de otro modo, subimos sobre él y estuvimos un rato haciendo el cabra, lástima no llevar crampones y piolet, resbalaba mucho.
En el momento la temperatura descendió de forma desagradable regresamos a nuestro hogar flotante, tan tranquilo y quieto en el fondeadero que se diría fijo al suelo. Una noche más hemos tenido la suerte de dormir en la naturaleza más salvaje y aislada, inaccesible por cualquier otro medio, un día más hemos podido vivir experiencias únicas.

Sed felices.

Kike

9 Comments

  • Hola alpinistas fuegianos!
    En su descripcion de la belleza de los glaciares, Darwin tambien escribe del peligro del hielo que se fracasa en el fiordo, especialmente el peligro del tsumami que generan. Hay que proteger a las embarcaciones contra esto peligro, utilizando ancla y defensas. Gracias por compartir sus avenuras con nosotros, y buen viaje a… Puntas Arenas ? o Valdivia? estoy curioso que van a eligir? Prefiero no estar a bordo esta noche con las emisiones de los garbanzos… Ciao
    Francis

  • Chicos, qué maravilla¡¡¡¡. Os voy a proponer para un seminario sobre glaciares a los de geología de 1º, con vuestras fotos y experiencia los valencianos vamos a aprender lo que no viene en los libros. Os tengo verdadera envidia. Como le pasa a Francis me intriga saber por donde vais a salir del laberinto de fiordos e islotes. Disfrutadlo¡¡¡
    Ana

  • ¡¡¡¡¡¡¡¡¡FANTASTICO!!!!!!!!!! Una maravilla donde os encontrais. A solo 13 millas de un brazo ciego del estrecho de Magallanes, separado de vosotros por la cordillera Darwin. Una pasada!!!!!!! Recomiendo la conexion del mapita de la pagina de Aventura Oceanica con Google Earth, que muestra detalles increibles de la zona donde estais, incluso con fotos colgadas por otros navegantes. Disfrutarlo, que es unico. Un fuerte abrazo.

  • Quiero daros las gracias desde el mundo civilizado…Aqui, seguimos con problemas que seguro vosotros habeis aprendido que existen cosas MAS importantes..
    Gracias, os lo dice alguien a punto de ingresar en el inem..

  • Muchacho, estos relatos convertidos en un libro,con fotografias y todo, un numero uno en ventas.
    Desde luego que los relatos son fotograficos y a mas de uno se le pondran los dientes largos, con tus vivencias.Disfrutad que merecido lo teneis. Kike, procura no engancharte el pendiente en esas espesuras. Un abrazo.

  • queridos navegantes, hemos estado de viaje y ayer al llegar a casa me he dado un atracon de vues-
    tras aventuras, muy emocionante la forma de describirlas situaciones y los paisajes casi me los ha
    ceis ver. Enhorabuena por vuestra gran hazaña y seguid haciendonos vivir desde la distancia vues-
    tra maravillosa aventura, os deseamos mucha suerte y os mandamos un gran abrazo y muchos besos de los que dan las madres de mi parte.

  • Primo, lo de estas excursiones , es impresionante, pero, por favor me sumo tambien a la peticion, de que nos envies fotos…
    NOTA: tú has dicho “asi como oirlo crujir permanentemente” “hipercaloricos garbanzos”… ¿…?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *