Días 1.275 a 1.279 (12 al 16/5/13): La legendaria historia de los cuatro reyes, Raja Ampat

Según cuentan los indígenas, el origen de Raja Ampat se ha transmitido de generación en generación en forma de leyenda, con algunas variaciones, ya que no hay historia escrita, pero más o menos viene a decir algo así:

Erase una vez una pareja (según parece casados, no sé hasta qué punto esto puede afectar a la historia, pero por si acaso lo cito) que se adentraron en la selva de Teluk Kabui Kampung Wawiyai Kabui (vaya nombrecito, como para contárselo de memoria a vuestros hijos…). Como cada día, buscaban comida para alimentarse ellos y su familia (era hace mucho tiempo y todavía no se había inventado el Mercadona, esta aclaración es mía).

Cuando llegaron a la orilla del río Waikeo encontraron 6 huevos de dragón (otras versiones dicen que fueron 7, pero bueno, por el momento dejémoslo en 6).

Recogieron los huevos en una bolsa y se los llevaron (iban preparados). Al llegar a casa los dejaron en una habitación (lo cual es curioso, porque aquí las casas no suelen tener habitaciones, y menos antes, pero asumamos que los dejaron dentro y ya está).

Durante la noche oyeron ruidos y acudieron a ver qué sucedía, se quedaron absolutamente asombrados de lo que vieron: cinco de los huevos habían eclosionado y de ellos habían nacido 4 niños y una niña, iban vestidos con lujosos trajes, mostrando claramente su descendencia de reyes (en la versión de 7 huevos de otro de ellos nace un fantasma, supongo que sería invisible, por eso muchos no lo vieron).

Los cuatro chicos fueron nombrados reyes de cada una de las cuatro islas más importantes: War (nombre de persona) de Waigeo (nombre de isla), Betani de Salawati, Dohar de Misool y Mohamad de Batanta (casualidad, 4 reyes para 4 islas).

La chica (Pintolee) estaba embarazada (con lo cual, o no era tan niña, o iba muy rápido) y sus hermanos la volvieron a meter en la cáscara y la arrojaron al agua, donde flotó hasta encallar con la isla de Numfor (aquí debe haber una parte turbia de la historia que no cuentan, por algún motivo de desharían de ella…)

El otro huevo no eclosionó y se convirtió en piedra, bautizada como Kapatuai, se la trata como a un rey, alojada en una habitación especial con dos enormes piedras en cada lado de la entrada, a modo de guardianes.

Cada año se lava la piedra-huevo (o el huevo-piedra), y es la única ocasión en que se puede contemplar por la gente.

El pueblo respeta con devoción dicha piedra-huevo, motivo por el cual se construyó un casa como residencia de la misma a las orillas del río Waikeo, el cual sigue siendo un lugar de culto para los indígenas locales.

Así pues, Raja Ampat es la traducción textual de cuatro reyes (“raja” significa rey y “ampat” cuatro), este es el motivo por el que se denomina así.

Lo que no he conseguido averiguar es que pasó con la pobre niña preñada, ni con su descendencia, ni quien fue el padre (¿quién sabe? Igual fue el fantasma, por eso también desapareció, o lo hicieron desaparecer…). Cuando esté en esa isla trataré de visitar la casa y obtener más datos, ya os cuento.

Existe otra versión de la historia, mucho más realista y aburrida, que dice que en el siglo XV el archipiélago de Raja Ampat pertenecía al Sultanato de Tidore, un gran reinado que se extendía por todas las Molucas. Para gobernarlas mejor, el sultán nombró un rey en cada una de las cuatro principales islas, dando origen al nombre. Yo me quedo con la otra que me gusta más.

Historias aparte, Raja Ampat es un territorio absolutamente de cuento, más de 1.500 islas, islotes o rocas distribuidas en 50.000 kilómetros cuadrados de calmadas aguas turquesa. Un laberinto de dispersas tierras emergidas con formas de hongo, magdalena (como bautizamos esta orografía en las islas Palau), cono o cresta, herencia de una topografía kárstica modelada a lo largo del tiempo por viento y mareas.

Los arrecifes de Raja Ampat están considerados como los de mayor biodiversidad del mundo, superando a sus vecinos del triángulo de coral (Indonesia, Malasia, Filipinas, Papúa Nueva Guinea, Islas Salomón y Timor Oriental), zona en la que se encuentra enclavada. Muestreos submarinos han identificado más de 1.500 especies de peces de arrecife (35 endémicos), 600 especies de coral (frente a las 60 del Caribe, por ejemplo), 13 especies de mamíferos marinos, 5 de tortugas en peligro de extinción, y un largo etcétera de cifras realmente asombrosas, aparentemente la creme de la creme de los fondos marinos.

El archipiélago está situado al Oeste de lo que llaman la “cabeza de pájaro” de la isla de Papúa, su extremo noroccidental. La línea ecuatorial pasa aproximadamente por su centro y se extiende varios grados en latitud Norte y otros tantos en latitud Sur.

Para llegar hasta aquí tuvimos que recorrer más de 400 millas náuticas desde el Norte de Sulawesi, surcando los mares de las Molucas, Halmahera y Ceram. Una travesía en la que el viento brilló por su ausencia, durante pocas horas pudimos parar motor. Las ligerísimas brisas, además de caprichosas e inestables, apenas son capaces de hinchar las velas y hacernos avanzar, y mucho menos con la corriente en contra, superior a un nudo, que en todo momento hemos tenido.

Hemos cruzado de nuevo el Ecuador, volvemos al Hemisferio Sur, y ya sabéis lo que pasa siempre en estas latitudes próximas al cero, la calma de Eolo y la inestabilidad meteorológica son la tónica dominante, los chubascos se suceden sin parar, el cielo ha estado cubierto y la cubierta mojada durante la mayor parte del tiempo.

En la antigüedad las pasaban canutas para navegar por esta zona, salvo que coincidieran viento y corriente en la dirección a la que se dirigían, o se deslomaban a remar o tenían que quedarse durante días a la espera de condiciones favorables, ya que sin viento no hay empuje, y el barco queda a merced de las fuertes corriente. Cuando esto les sucedía tras haber iniciado viaje (bastante probable por la inestabilidad) las cosas se complicaban adicionalmente con la dificultad para anclar, en general son aguas muy profundas y las costas caen como muros al abismo azul, en ocasiones no tenían más remedio que atar una larga soga a tierra y sobrevivir como podían hasta que los elementos les permitieran reemprender camino.

El martes a última hora de la tarde nos encontrábamos ya entre las pequeñas islas al Sudeste de Misool (Sur de Raja Ampat), visto que no llegaríamos con luz del día al grupo de islotes que era nuestra parada prevista (Fiabacet) decidimos buscar un refugio para pasar la noche, el más cercano en el que según la carta podríamos encontrar algo era un estrecho canal entre las islas de Wayilbatan y Karawapop. La realidad apenas coincidió con lo cartografiado, pero en cualquier caso pudimos fondear, no muy bien abrigados, pero al no haber ni viento ni mar fuertes uno se puede permitir estar expuesto a barlovento.

Entrar en Raja Ampat es como entrar en otra dimensión, sin pesqueros, sin luces, sin pueblos, sin gente… sólo naturaleza, en estado puro, no en vano es una de las zonas más remotas de Indonesia, poco visitada y menos conocida.

Anoche algo enorme merodeaba a nuestro alrededor, no pude verlo claramente, pero creo que era un tiburón ballena, a juzgar por el tamaño y porque no resoplaba. Esta mañana al levantarme he salido a cubierta para contemplar el paisaje que no pude apreciar al llegar, un fuerte resoplido me ha sobresaltado, esto si era una ballena, no me hacía falta ni verla, solo por la potencia del sonido lo tenía claro. Un calderón (tipo de ballena) se paseaba a escasos metros del Bahari, supongo que tenía curiosidad por ver que éramos. Tras supervisarnos ha seguido tranquilamente la pequeña bahía que se forma entre las dos islas, y poco a poco se ha alejado siguiendo su camino.

Todo apunta a que Raja Ampat va a ser escenario de encuentros y avistamientos de la fauna marina más variada, algo que la mayoría de la gente no puede ver más que en los documentales de televisión, somos unos auténticos privilegiados por poder vivir esta Aventura.

Sed felices

Kike

8 Comments

  • Hola Kike,
    Maravilloso: la historia y las descripciones. Que sitio extraordinario van a descubrir. Gracias por compartirlo con los que se quedaron en casa….
    Abrazo,
    Francis

    PS. Si se trata de islas con fenomenos de karst, tiene que ser una anciana plataforma de calizas. Voy a buscarlo en la literatura geologica.

  • Hola Kike..de verdad que siiii..sois unos privilegiados,me ha encantado esta historia y me guasta màs la primera versìon de Raja Ampat aunque sea una leyenda.como siempre gracias por toda la informaciòn que nos das, un abrazo y a disfrutar de esa isla.

  • Desde luego la historia es preciosa y como dice Mercedes, la primera versión es mas bonita y tu forma de contar el relato es muy descriptiva. Un abrazo y acuerdate de tomar fotografias.

  • Primo, yo tambien me quedo con la primera version de la leyenda y sobre todo con tus aclaraciones/opiniones que has puesto entre parentesis durante la narracion, que son mejores todavia.

  • OOHHHHH!!!!!!!!!!!! QUE BONITO,QUE BONITO…….
    POR UNANIMIDAD ME QUEDO CON LA LEYENDA Y TAMBIÉN CON LA CURIOSIDAD DE LA NIÑA….
    ANDE ANDARÁ…JAJAJAJAJAJA
    QUÉ PRECIOSO TIENE QUE SER TODO ESE TERRITORIO, ASI QUE, A EXPLORAR SE HA DICHO!!!!
    BUENOS VIENTOS KIKEEEE!!!! COMO DICEN POR AHÍ LOS ENTENDIDOS.

    MUXUS MUASSSSS Y FELIZ AVENTURAAAAAA!!!!!!!

  • Amigos desde venezuela los hemos seguido desde hace mucho, de hecho estamos trabajando en seguir su ruta pero esta vez en un azimut 105 2013, de verdad que son un orgullo para los navegantes dios los acompañe, cuando tienen previsto terminar su travesía?

  • Como siempre impresionante la forma de relatar lo que estais viviendo. Os deseamos todo lo mejor y continuad con el mismo espiritu aventurero que hasta ahora. Un abrazo para los dos

  • Hola Kike …una leyenda muy bien contada ,tus aclaraciones le ponen e l puntito de encanto a la leyenda,disfrutad mucho del privilegio de estar en esas maravillosas islas y de su magnifica naturaleza ,tu nos abres las puertas a esa dimensión maravillosa con cada uno de tus relatos ,gracias por compartir y en especial por hacerlo muy a tu manera,un gran abrazo y espero que os siga yendo maravillosamente bien…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *