Días 1.302 a 1.308 (8 al 14/6/13): Dragones reales, corrientes infernales… (Parte II)

(Continuación de la anterior entrada del blog…)

Al día siguiente cambiamos el escenario marítimo por el terrestre, estaba deseando conocer los famosos dragones, y la mejor forma de hacerlo es una excursión por el parque natural. Es obligatorio llevar un guía, bajo la apariencia de tranquilos lagartos se esconde un depredador mucho más agresivo de lo que parece, además hay serpientes venenosas y otros animales peligrosos durante el recorrido.

No tardamos en localizar el primer Dragón de Komodo, dormitando tranquilamente cerca de las instalaciones, luego vimos varios más. Según nos contó el guía es el mayor de los lagartos, su tamaño normal está entre los 2,5 y 3 metros y su peso entre los 40 y 100 Kilos, aunque hay ejemplares que alcanzan los 3,5 metros y más de 160 Kilos, si te encuentras con algo así, sin saber lo que es, no me extraña que salgas corriendo y pienses que has visto un dragón.

Son carnívoros, y pueden moverse muy rápido en distancias cortas, de hecho su dieta fundamental son búfalos de agua y ciervos, además de cualquier tipo de carroña que pueden detectar con su fino olfato a 10 Km de distancia. Acechan a sus presas, inmóviles y camuflados, hasta que están próximas, con un veloz ataque les dan un mordisco que será letal, unas potentes bacterias alojadas en su boca provocarán una infección incurable, a partir de ahí comienza una lenta persecución que puede durar una semana, el dragón seguirá su rastro pacientemente hasta que la presa, debilitada por la infección, ya no pueda escapar.

De los muchos detalles y datos que aprendí sobre estas curiosas criaturas destacaría otros dos. Uno desagradable, son caníbales con sus crías, por ello nada más eclosionar el huevo los recién nacidos tienen que partir a toda velocidad hacia los árboles, allí estarán seguros de sus congéneres e incluso de sus progenitores, además de otros potenciales peligros. No bajarán hasta un par de años más tarde.

Otro es que no se trata de un caso de gigantismo, como se pensó inicialmente. Es decir, no es una mutación genética que haya tenido la consecuencia de un aumento de tamaño, para, como depredador dominante, poder atrapar presas de mayor envergadura. Los estudios apuntan a que se trata de un eslabón perdido, un superviviente de una especie que vivió hace 4 millones de años en Australia e Indonesia, coexistiendo con la megafauna del pleistoceno. Por alguna razón el único lugar del mundo en el que persiste es en estas pequeñas islas. Si alguno se lo pregunta, no tienen nada que ver con los dinosaurios.

Durante la excursión por el bosque y la sabana de Komodo no solo vimos dragones, también encontramos jabalís, búfalos de agua, aves salvajes e incluso dos serpientes de picadura mortal peleándose entre ellas sobre las ramas de un árbol, menos mal, porque si les da por bajar a pelearse con nosotros salimos corriendo.

El pueblo más cercano de la zona es Labuanbajo, en el Oeste de la Isla de Flores, pero a solo 3-4 horas de navegación. Pensamos que una parada logística no nos vendría nada mal, además los 3 tripulantes que me acompañan tienen amigos trabajando allí en clubs de buceo, una buena ocasión para visitarlos y que nos recomendaran las mejores inmersiones y como realizarlas.

Un poco de vida social, salir a cenar y tomar algo en un local con música nos hizo cambiar de la vida de las últimas semanas. También tuve una breve conexión Internet que aproveché para subir algunas fotos. Pero no nos quedamos más de lo necesario en la urbe, en un día lo resolvimos todo y zarpamos de nuevo hacia las islas del parque natural.

Una vez más los indonesios nos mostraron que la picaresca no es un invento exclusivamente español, la exageración con la que pretendían tomarnos el pelo más que enfadarnos nos provocaba risa. Como la mujer de la lavandería, que intentó cobrarnos 21 kilos de ropa al doble del precio que nos dijo el día anterior; no creáis que se inmutó cuando le pedimos un peso y delante de ella comprobamos que eran menos de 13 kilos, ni cuando le dijimos que no íbamos a pagar el doble, lo asumió deportivamente con cara de «no ha colado», otra vez será… Lo mismo nos pasaba con las motos, el transporte habitual, en una ocasión acabamos yendo 3 por moto en una negociación límite, pero da igual si se trata de gasoil, fruta o verdura, en todo tratan de cobrar un precio superior o dar menos mercancía, lo que no saben es que la picaresca es un arte que conocemos, los vemos venir, algunos incluso nos sonríen con complicidad tras hacerles evidente que con nosotros no les va a funcionar.

Como contraste los días siguientes los pasamos en medio de la naturaleza, y a decir verdad, gran parte del tiempo bajo el agua. El fondo marino de Komodo es excepcional, las corrientes proporcionan nutrientes que desarrollan un rico ecosistema lleno de coral, esponjas, invertebrados y peces.

También es variado, hay de todo, buceo con mantas, sobre arena volcánica, vida pequeña, vida grande, etc. aunque lo que predomina son rocas o pináculos aislados que emergen desde enormes profundidades hasta la superficie, estas formaciones representan una buena oportunidad para el desarrollo de los seres vivos (oasis en el desierto marino) y un obstáculo que las corrientes tienen que rodear, acelerándose a su paso.

Siempre es difícil comparar, porque cada sitio tiene sus cosas, pero si tuviera que quedarme con uno elegiría Castle Rock, el nombre es bastante descriptivo de su forma, situado a una milla del Norte de Komodo, está por así decirlo, en medio del Mar de Flores, llegando desde lo más profundo hasta apenas 3 metros desde la superficie.

Demasiado alejado de costa tuvimos que bucear desde el Bahari al pairo, dando vueltas alrededor, y luego turnarnos, otros dos sobre el barco y dos buceando. En uno de los extremos del macizo rocoso se concentra la acción, allí donde más corriente hay, a los grandes peces les gustan las aguas en movimiento. Palometas gigantes patrullaban de un lado a otro, mientras enormes bancos de sus congéneres más pequeños te abordaban por doquier. Algunos tiburones de puntas blancas reposaban en el fondo, otros daban vueltas sin cesar. Una tortuga se me acercó con curiosidad, para matar el rato mientras me observaba se paró a menos de un metro y comenzó a mordisquear el coral. A medida que se asciende en profundidad por la ladera del pico submarino el foco de atención va cambiando a las pequeñas cosas que se pueden encontrar entre rocas y coral, distintos tipos de pez león y escorpión, increíble variedad de nudibránquios, etc.

Komodo, territorio mágico y carismático, nos ha brindado unos días excepcionales (sustillos aparte) en un entorno mucho más virgen de lo que cabía prever. Somos afortunados porque la única opción para explorar sus rincones y vivir su naturaleza es desde un barco, la perspectiva desde los lugares más accesibles es completamente diferente. Añado a mi riqueza personal los recuerdos visuales y sensaciones de paisajes, dragones, fondos marinos y por supuesto, infernales corrientes…

Pero Indonesia es un país que tiene muchísimo que ofrecer, por delante tenemos varios destinos que uno no se puede perder en una vuelta al mundo, en los próximos reportes del blog os seguiré contando las aventuras de las islas por las que navegaremos con el Bahari.

Sed felices

Kike

3 Comments

  • Espero que la excursión por Komodo , fuera mas relajada que la inmersion del anterior relato y que no te olvidaras de la camara, pues a traves de las fotos podemos disfrutar de esos paisajes. A decir verdad,con tus relatos tan descriptivos, nos imaginamos los lugares por los que te desplazas. Un abrazo muy fuerte.

  • Hola Kike!!! bueno la segunda parte es màs tranquilita..jajajajaja pero no deja de ser igual de interesante,esperaremos a las siguientes fotos como agua de Mayo..jajajaja un abrazo.;) ah!! espero que sigas coleccionando conchitas de mar..

  • HOLA MARINEROOOO!!!!!!1
    VAYA SUSTO!!!……MENOS MAL QUE TUVO UN FINAL FELIZ!!!!!

    ESTOY APRENDIENDO MÁS DE GEOGRAFÍA,FLORA Y FAUNA QUE CUANDO ESTUDIABAAA
    JAJAJAJAJAJAJAJA
    LAS FOTOS MUY XULAS.ALE…. A SEGUIR «PADECIENDO»…EN EL BUEN SENTIDO DE LA PALABRA CLARO ESTÁ….

    CUIDATE MUXOOOO!!!MUXUS MUAKS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *