Días 1.422 a 1.424 (6 al 8/10/13): ¡Cruzamos el cabo de Buena Esperanza!

¡Tercer intento de doblar el cabo de Buena Esperanza! Pasado el temporal nos lanzamos de nuevo al mar para tratar de franquear el extremo austral del continente africano.

A última hora de la tarde del sábado entrábamos en el puerto de Mossel Bay, prácticamente in extremis, mientras arriábamos frente a la bocana veíamos la furia blanca que se aproximaba velozmente hacia nosotros. Durante la aproximación y atraque el viento era tan fuerte que las gotas de agua (no se sabe si de lluvia o de la que levantaba el mar) hacían daño en los ojos, no se podía mirar hacia delante, me tuve que poner unas gafas de nadar para conseguir ver algo durante la maniobra. 5 minutos más tarde y lo habríamos pasado realmente mal.

Llegamos empapados y ateridos de frio, aunque conseguimos una ducha caliente y una buena cena no hubo forma de quitarse la gélida sensación de humedad que duró hasta el día siguiente. Los miembros del Mossel Bay Yacht Club fueron extremadamente acogedores y atentos con nosotros, la solidaridad marina, nos despidieron con palabras de ánimo y deseos de buena navegación, una señora mayor, a quien todo el mundo llama “mami”, no dejó que nos volviéramos a mojar con la lluvia que seguía arreciando bajo el intenso viento, nos llevó en coche hasta el barco. La pena es que no sirviera de mucho, amarramos en un muelle para grandes navíos y durante la noche tuvimos que salir varias veces bajo el diluvio de agua helada para ajustar las defensas por el cambio de marea.

El domingo 6 por la mañana, tras confirmar que la meteorología cambiaba a una situación favorable, abandonábamos el abrigo del puerto y continuábamos con la travesía hacia Cape Town que tan complicada nos está resultando.

Todavía quedaban restos del temporal en forma de viento del Sudoeste (de proa) y enormes olas de mar de fondo coronadas por formas más abruptas levantadas por la brisa. Avanzar a motor era complicado y los pantocazos durísimos (parecía que el barco se iba a desmontar entero), de modo que izamos velas y nos pusimos a ceñir al máximo, cuando está escorado el Bahari pasa mejor la ola de proa.

Poco a poco fuimos ganando distancia efectiva haciendo bordos, hasta que llegó un momento en el que pudimos mantener rumbo directo al Sur del Cabo de Agujas, aunque todavía estaba muchas millas por delante.

Durante la noche el mar bajó y el viento se abrió un poco, tuvimos una navegación más cómoda, aunque a velocidades moderadas de 6-7 nudos, pero tampoco había prisa, con superarlo manteniendo el barco de una pieza, y nosotros dentro de él, nos valía.

A las 08:00 horas GMT del lunes 7, 10:00 horas locales, que coinciden con fecha y hora de España, franqueábamos el punto situado en 34º 54’S, 20º 00’E, esto es 4,5 millas exactamente al Sur del Cabo de Agujas, conseguíamos bordear el mítico cabo de las tormentas, ¡a la tercera va la vencida!

El sol brillaba con fuerza, una brisa de 15 nudos nos empujaba por el través, mayor y génova desplegadas rendían tributo a uno de los señores de viento y mar.

No hemos querido aproximarnos más porque está rodeado de bajíos y arrecifes, la corriente lleva hacia él y las olas se elevan a mayor altura y rompen con fuerza en sus inmediaciones. Desde la distancia lo hemos observado con la arrogancia y alegría de un David escapando de un Goliat, siendo consciente de que el otro es mucho más fuerte.

Desde aquí no parece tan temible, pero es porque hoy está de buen humor. En el fondo, al que hay que dar las gracias está al otro lado, el océano, sin más que mover un meñique nos arrodillaría pidiendo clemencia, a él jamás lo desafiamos.

Pero tampoco quiero cantar victoria, todavía nos queda un hito importante antes de llegar a Cape Town, Buena Esperanza, el otro cabo situado 90 millas al Noroeste, prevemos tener mucho más viento al llegar allí y el mar puede embravecerse con montañas de agua.

Y así ha sido, aparentemente según su criterio todavía no habíamos recibido bastante, no íbamos a pasearnos delante de los grandes y salir de rositas, a medida que nos acercábamos a Buena Esperanza el viento ha incrementado su intensidad y nos ha obligado a ir recortando vela para poder mantener estable al Bahari.

A primera hora de la noche navegábamos ya con 40 nudos de viento por la aleta, hemos tenido que poner el segundo rizo a la mayor y recoger por completo el génova, no aguantábamos más trapo. Las olas no se han querido perder la fiesta y nos catapultaban una y otra vez en larguísimas planeadas que parecían no tener fin.

Un poco más tarde, a las 22:30 horas, pasábamos frente al cabo de Buena Esperanza bajo condiciones de temporal, tal vez esa sea su forma de saludar, pero desde luego nos ha hecho sufrir hasta el último momento, el viento seguía arreciendo sin piedad y las olas se han cruzado ligeramente al barco, pero con su altura y potencia cada vez que nos impactaban casi nos hacían volcar.

Menos mal que todo pasa, a pocas millas de Ciudad del Cabo misteriosamente el temporal ha desaparecido gradualmente, hasta quedarse en una encalmada que nos ha obligado a recorrer las últimas millas hasta puerto a motor. Tal vez el Océano Atlántico, por el que ya navegamos, nos ha reconocido y nos da la bienvenida.

Sea como sea, doblar el Cabo de Buena Esperanza ha supuesto un importante desafío, técnico y físico, no en vano es uno de los dos lugares más peligrosos para navegar del mundo, nadie lo cruza a la ligera vaya en un sentido u en otro, la corriente de Agujas y su durísima meteorología son algo que uno siempre tiene que respetar si no quiere verse en un problema de gravísimas consecuencias, y aun así te sigues encontrando con temporales no previstos.

Hoy es un gran día para Aventura Oceánica, estamos orgullosos de tener en nuestro currículum los dos grandes cabos el planeta, y no porque nadie nos lo vaya a valorar, más bien porque como navegantes es el máximo desafío, una prueba de superación y sobre todo una intensísima experiencia.

Durante estos días en Ciudad del Cabo celebraremos este triunfo, pero para siempre quedará en nuestro recuerdo el día en que nos enfrentamos a uno de los monstruos de los océanos, el que tantas vidas y naufragios se ha cobrado entre sus fauces, el que hacía temblar a capitanes y tripulaciones, el segundo aro en la oreja de los veteranos del mar… y podemos contarlo…

Sed felices

Kike

17 Comments

  • Que pasada kike con los peloa de punta y lagrimas en los ojos!!!! Ole ole y ole orgulosa.y fe
    liz por vos mi ccapitam! un besazo emorme y un fuertisimo abrazo!!!

  • ¡¡ ENHORABUENA!! una vez mas, gracias por compartir con nosotros estos momentos tan especiales para vosotros y por su puesto esta maravillosa aventura!!!!!
    NOTA: segundo aro en la oreja y ¿habra un tercero?…

  • Me acaba de comentar Jose Carlos que ha sido duro y con mucho frio.
    SOYS GRANDES NAVEGANTES¡¡¡.
    Descandad y recuperaros. Un fuertisimo abrazo

  • Hola,
    Es con mucha felicidad que he terminado la lectura de este blog.
    Todo lo que han sufrido vale bien la pena del momento que han superado el monstro.
    Felicitación y buen viaje.
    Abrazo de Francis

  • Muchas felicidades por el logro de cruzar el Cabo de Buena Esperanza, sois unos maravillosos navegantes y merecedores de los mejores elogios. Reponed fuerzas y a proseguir la navegación. Un abrazo

  • !!!! IMPRESIONANTE !!!!!! doblar el Cabo de Buena Esperanza te ha coronado definitivamente..creo que en el mar no hay retos mayores que lo que acabas de hacer, felicidades!!!! Gran Capitàn..lo del tiburòn comparado con esto, es pecatta minuta..seguro que hasta eres capaz de ponerle un lazo rojo al bichito..jajajajaja Kike nuevamente te doy las gracias por compartir este triunfo con nosotros,felicitar a Jose Carlos, Aventura Oceànica y a todo el equipo que hace posible este sueño y a ti Capiàn que nos dures muchos pero muchooos años para seguir disfrutando contigo de màs aventuras..FELICIDADES..

  • Nuestra mas enhorabuena por esta hazaña, ya os queda menos para llegar a casa y concluir esta maravillosa aventura que muy pocos tienen el honor de poder haber realizado. Un fuerte abrazo para toda la tripulacion.

  • Hola guapísimos ¡,¡¡¡¡¡¡
    Es emocionante leer todos vuestros triunfos ,sois titanes que han conseguido lo que pocos hombres,pero se lo merecen ,porque ustedes habéis luchado por cada uno de vuestros triunfos,me alegro mucho por ustedes y festejo que estén tan cerca de vuestro triunfante retorno.
    Me alegro de todo corazón por que estéis bien y festejando lo que se merecen,Y muchas gracias por poder contarnoslo y gracias por hacernos parte de todos vuestros triunfos……un abrazo muy fuerte y caluroso aventureros………Paty.

  • Hola Kike: Así contado, parece fácil, pero le has dado la vuelta al “cabo” y eso asi sin más es una hazaña, en buena hora todo ha ido bien. Cada relato me hace pensar en la próxima y por su puesto en vivir la aventura. Abrazo Fuerte. Buen viento y buena mar marinero

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *