Día 24 (8/12/09): Otra noche movidita

Esta visto que no hay manera de tener una noche tranquila, esta vez fué incluso antes de la cena, de repente nos dimos cuenta que no habia forma de controlar el spi, algo pasaba, pero no sabiamos que. Rápidamente nos fuimos a la proa, no tardamos mucho en verlo, la polea de la driza de spi que esta arriba del palo se habia roto. Lo bajamos como pudimos, y lo metimos en el saco. Tomamos la decisión de cenar tranquilamente navegando solo con la mayor, para izarlo luego con la otra driza, con el estomago lleno tendremos más energias. Así lo hicimos.

Afortunadamente no hemos vuelto a tener más incidentes desde entonces, seguimos teniendo que estar muy atentos por las variaciones del viento, pero por el momento la cosa va bien, hacemos rumbo prácticamente directo con buena presión, va variando entre 15 y 20 nudos. En las últimas 24 horas hemos recorrido 208 millas, teniendo en cuenta el tiempo de la cena solo con la mayor, vamos a buen ritmo, que se mantenga asi.

Toco madera por que se rompa la tónica habitual y esta noche no tengamos incidente, ya os lo cuento, además ahora las guardias nocturnas las estamos haciendo de 4 horas, Chema de 8 a 12, yo de 12 a 4 y Jose Carlos de 4 a 8, el padre de Jose Carlos ha sido liberado de guardia nocturna.

¿Y como es una guardia por la noche? Voy a intentar describirosla:

Si estas durmiedo comienza de una forma desagradable, un «ya te toca» y un movimiento agitandote te indican entre sueños que llegó el momento. Aunque estemos a 20 grados de latitud la noche es fresca, así que las primeras sensaciones son de sueño y de frio. Yo normalmente no me acuesto, casi lo prefiero, pero a veces me quedo dormido haciendo cosas en mi camarote, los dias son agotadores.

En el cambio de guardia se hacen varias cosas, lo primero el saliente entrega al entrante el equipamiento mínimo de seguridad, en nuestro caso consiste en una luz estroboscópica (es estanca y emite destellos de luz visibles a 8 millas de distancia) y un sistema de detección de hombre al agua (es como un llavero, si se separa más de 16 metros del barco activa una alarma). Con estos dos elementos tenemos suficientes garantias que si el de guardia se cae al agua mientras el resto duerme nos enterariamos (saltaria la alarma) y lo podriamos encontrar (activando la estroboscópica sabriamos donde se encuentra), ya que aunque el sistema de detección marque el punto de caida en el plotter, la corriente lo podria desplazar, por my rápidos que fueramos entre arriar velas y volver al sitio pasarian más de 15 minutos, ver a alguien en plena noche con olas de 2 metros es como buscar una ahuja en un pajar si no tienes ninguna referencia. Además de estos dos elementos, por supuesto, estan linternas y otro equipamiento de seguridad en caso de ser necesario (arnes, chaleco, etc.)

Otro de los puntos de la guardia es la anotación de los eventos significativos en el Cuaderno de Bitácora, si no ha sucedido nada hay que hacer al menos una anotación a la salida de la guardia en la que se consigna: hora, velocidad, rumbo, dirección y fuerza del viento, estado de la mar, tiempo, barómetro, termómetro, revoluciones del motor en caso de estar en macha, posición, y nivel de carga de las baterias.

Una vez fuera, la función principal es detectar la presencia de posibles elementos de colisión (barcos) y adaptar rumbo o velas a las variaciones del viento. En nuestro caso, últimamente solo hay actividad con las velas, desde que salimos de Gran Canaria solo vimos un barco el primer dia, desde entonces no hemos detectado nada ni visualmente ni con radar. Por una parte es bueno, la tranquilidad de que no hay mucho riesgo de que un mercante nos arrolle, por otro no puedes evitar pensar a veces, ¿y si pasara algo?, bueno, dejemoslo aqui, no va a pasar nada malo, seguro, nos lo dijeron nuestros amigos los delfines.

La actividad en la guardia normalmente no es constante, asi que tienes tiempo para hacer alguna cosa, yo me dedico a escuchar música con mi MP3 (eso si, el volumen siempre te debe permitir detectar cualquier ruido del barco, para mi el nivel lo fija poder escuchar nítidamente el agua deslizarse por la popa), a mirar las estrellas y reconocerlas (tengo un libro genial que me regaló antes de la salida mi buen amigo Rafa), a mirar la luna, a pensar, a disfrutar del momento y a veces, cuando me estoy durmiento y no aguanto más, me pongo a bailar yo solo en medio de la bañera, te pones una canción que te guste y mano de santo, te despejas al momento, además, como nadié te ve y no hay posible sensación de ridiculo, puedes dar rienda suelta a tu expresión corporal 😉

Y el mejor momento de la guardia sin duda es cuando miras el reloj y es la hora, así que en esta ocasión eres tu el que con una sonrisa vas al siguiente, lo agitas un poco y le dices: «te toca».

Bueno, creo que no he sido justo del todo al describirlo, sera porque todavia no he hecho la mia, parece que sea un suplicio, y no lo es, en realidad yo creo que de los mejores momentos que he pasado en el mar muchos han sido durante una guardia, disfrutar de momentos de soledad, sin más ruidos que el agua deslizarse por el casco, con la luna iluminando la noche, y el barco surcando las olas, también es un placer.

Mañana os cuento si por fin hemos tenido una noche tranquila.

Sed felices

Kike

IMGP0220 (Large)

6 Comments

  • Es envidiable cuando desde la rutina del dia a dia, especialmente despues del mega-puente que hemos tenido, puedo leer las sensaciones que describes en medio del atlántico. Debe uno sentirse tan insignificante en la inmensidad… Un abrazo y muchos ánimos a todos.

  • Pues eso, que esto es lo que queríais y ya lo tenéis, ahora a disfrutar y a llevar la rutina … mandad el spi a hacer gárgaras y renunciad a medio un nudo que vais bien de tiempo. Es mejor tener tranquilidad y preocuparos solamente de lo verdaderamente importante. Una cosilla, dinos en el blog si al final pudísteis arreglar del todo el radar y ya tenéis el basculante en funcionamiento o tadavía vais con la entena fija. Un abrazo y que os caigan muchos más voladores!!!

  • Yo creo que tendríais que modificar el protocolo/ritual del traspaso de guardia, sería más placentero y sobre todo menos traumático despertar al siguiente con caricias y un besito amistoso de amigo, un abracito … ¡un choca esos cinco! …no sé 😉

  • Hola Otra vez, ya veo como son las guardias, Kike ¿has cambiado tu turno por otro? jeje. Podrias hacer un video por la noche de una guardia, aunque sea de 3 minutos, mas que nada por saber como es el atlantico por la noche, tambien algun video de vuestras cenas y charlas dentro del barco eso sera chulo de ver.

    Pues a ver quien es el chulo que sube a cambiar la polea del spi, mejor dejarlo asi. Una pregunta que me intriga, ¿hay alguna vez que el mar este como aqui en Valencia?, es decir, plano mas o menos y con viento o por el contrario siempre exite la ola amplia. Es una cosa que siempre me he preguntado, pero como todos los reportajes que hay son de movidas, alguno habra normal ¿o no?

    Porfa, decirnos que comeis y cenais cada noche, en tu guardia puedes escribir el testamento, no te vamos a maldecir, al contrario estamos todos ansiosos de que escribas mucho mas que sea mas largo en tus comentarios, porque no nos aburre lo contrario nos distrae y es mas estamos ansiosos de saber muchas mas cosas y que no contais.

    Un Abrazo a todos.

    PD: Chema, siento decirte que hemos tenido que cambiar de inquilinos en tu barco, eran unos guarros y no limpiaban nada y a demas se bebian las cervezas y no las reponian, jajaja.

  • DE HABERLO SABIDO TE HABRIA PODIDO PASAR EL «TOQUE DE DIANA» QUE LLEVO EN EL MOVIL…
    ES GENIAL CUANDO LOS COLEGAS SE QUEDAN SOPAS….
    DESDE LUEGO DEBE SER UNA AUTENTICA PASADA EL CIELO DE NOCHE EN MITAD DEL ATLANTICO.
    DISFRUTAD CADA MOMENTO, LO QUE ESTAIS HACIENDO ES UNICO…
    Y GRACIAS POR COMPARTIRLO CON NOSOTROS VIA BLOG….
    ANIMO Y BUENA TRAVESIA…

  • Saludos desde el otro gran oceano. Éste bautizado con nombre apacible, sosegado. Los días aquí en la Universidad de California, San Francisco no me traen vientos variables, sorpresas con la poleas, ni siquiera misteriosa corrientes como una fuerza centrípeta hacia el caribe cálido. Aquí estoy profundizando en los ciclones de la enfermedad de la mente y del cuerpo. cuidaros mucho y, acordaros que si os encontrais con el paitan Sparow recordarle que tengo la llave del cofre del holandés errante.
    abrazos desde el pacífico

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *