Días 852 a 855 (15 al 18/3/2012): Hermano y la isla maldita.

Hoy, a diferencia de lo que hago la mayoría de las veces, no os voy a decir exactamente donde nos encontramos, si seguís leyendo entenderéis porque… Voy a tratar de contaros los detalles más importantes de lo sucedido, tal cual se han venido dando, para que tengáis una aproximación a la increíble historia vivida, posiblemente el relato sea extenso, pero veréis que vale la pena.

El jueves nos levantamos con el cielo completamente encapotando y lloviendo torrencialmente, al igual que los días anteriores, decidimos regresar a Rikitea y preparar la salida hacia las Islas Marquesas, situadas 800 millas al Norte de las Gambiers.

Aprovechamos una pequeña ventana temporal sin que diluviara para recorrer las escasas 10 millas hasta la población de Mangareva, sobre todo para poder ver los bajos y arrecifes que salpican el camino entre dos aguas, imposibles de distinguir con lluvia fuerte, y ya sabéis que no nos podemos fiar de la cartografía.

Permanecimos allí hasta el sábado a mediodía, una vez todo listo zarpamos con la idea de continuar camino, aunque parando en los lugares de paso que nos parecieran interesantes. No tardamos mucho en encontrar una fuerte tormenta que nos aconsejó guarecernos al abrigo de una preciosa isla.

Afortunadamente no duró mucho y pudimos bajar a explorar el maravilloso entorno en que nos encontrábamos. Montamos en la auxiliar y pusimos proa a una pequeña playa de arena blanca y aguas cristalinas, a 50 metros de la orilla topamos con una barrera de coral que nos impidió avanzar.

Mientras estábamos entretenidos en como sortear el obstáculo, de la nada, apareció un joven polinesio, ataviado únicamente con un pareo, que comenzó a hacer enérgicos gestos con los brazos gritando algo, no alcanzábamos a escucharlo.

Como si pudiera caminar sobre el agua, se acercó hasta nosotros a pié desnudo sobre el arrecife. Una vez allí, con semblante muy serio, nos ordenó (en francés, idioma oficial) detener el motor fueraborda, aquellos eran sus dominios y le estábamos espantando los peces. Avergonzados lo paramos de inmediato. Le pedí disculpas en dicho idioma, y traté de quitarle hierro al asunto estableciendo conversación y pidiéndole permiso para estar allí, bajar a tierra, bucear y pescar. Un poco a regañadientes nos lo concedió, incluso nos invitó a acompañarle a atrapar langostas y cigalas cuando cayera la noche. Para no incomodar más nos fuimos a explorar a otro extremo (eso sí, a remo) y descubrimos unas bucólicas caletas. Cuando regresamos al barco se había puesto ya el sol, y estábamos tan cansados que no volvimos a bajar.

Al día siguiente estaba desayunando tranquilamente en cubierta y lo vi llegar con un bote. Amablemente me saludó y ofreció unas coles y papayas, que acepté dando las gracias. Acto seguido preguntó si le podíamos ayudar a subir su embarcación a la orilla, puesto que es muy pesada y el solo no podía. Por supuesto -le respondí-, aunque únicamente le podía ofrecer mi ayuda, Jose Carlos estaba durmiendo y Hugo se había marchado con la auxiliar a conocer una aldea cercana. No hay problema -afirmó-, creo que entre los dos podremos.

Fui con él y nos dirigimos a un pequeño claro con playa enfrente, en el que se distinguía una casita de madera. Tuvimos que esforzarnos de lo lindo, pero conseguimos subir la lancha hasta un nivel superior al que alcanza la marea máxima. Agradecido, y con una amplia sonrisa, me preguntó: esta es mi propiedad y mi hogar, ¿quieres conocerla? Me faltó tiempo para decirle que sí. Estrechó mi mano y me dijo: mi nombre es Hermano (tal cual, como suena en castellano, lo cual me hace sospechar que proviene de la época de los primeros misioneros). Le expliqué el significado de esa palabra en mi idioma, y sonrió, lo sabía, ya se lo habían dicho.

Orgulloso me hizo un recorrido por sus posesiones, contándome durante la visita su historia. Hermano tiene 20 años, nació en una aldea próxima, pero desde niño vivió en la isla en compañía de su abuelo, de quien aprendió casi todo lo que sabe (que es mucho). Cuando ya estaba muy mayor tuvieron que trasladarse a la aldea, donde falleció con 100 años, que él supiera. Para aquel entonces Hermano tenía 15 años, y decidió regresar a vivir solo al lugar en que tan feliz había sido, nadie lo entendió, todos lo tildaron de loco.

Siendo un adolescente, y con el único patrimonio de la tierra que su abuelo le cedió en herencia, construyó con sus manos y mucho esfuerzo lo que ahora es un oasis en la jungla. A lo largo de 5 años ha conseguido limpiar una zona de terreno, construir una casa y cultivar todo tipo de frutas y verduras. También tiene 3 cerdos y un centenar de gallinas, que campan a sus anchas por allí. Solo le queda un pato de los 50 que tenía, una vez se le ocurrió acoger un perro por mascota, que durante una de sus ausencias se dedicó a exterminar a todos los palmípedos, como castigo mató al perro y se lo comió. Su economía es prácticamente al 100% de auto-subsistencia, solo necesita comprar gasolina para el fueraborda, para ello vende patatas, algún animal, langostas o pequeñas conchas muy valoradas para la artesanía que recolecta en una pequeña playa-santuario al otro extremo de la isla. Recoge el agua de la lluvia y alimenta a cerdos y gallinas exclusivamente con cocos, que abundan por doquier. La pesca complementa su dieta, no necesita nada más.

Es difícil describir la belleza y la riqueza natural del entorno (la veréis en las fotos), no creo que Adán y Eva tuvieran un lugar mejor. ¿Entiendes que me guste vivir aquí? -me preguntó-, hago lo que quiero, si me apetece trabajo, si no no, y me levanto cada mañana con este paisaje. No me gustan las ciudades (y se estaba refiriendo a una aldea de calles sin asfaltar en la que, textualmente, hay 4 casas y una iglesia).

Te entiendo perfectamente -le contesté-, era evidente que mi aprobación le gustaba y le iba haciendo sentir cada vez más cómodo.

En un momento de la conversación me contó que tuvo una placa solar y una batería para poder iluminarse por las noches, pero que no sabía por qué un día la batería estalló.

Le expliqué que eso no se podía conectar así, hacía falta un regulador de carga, casualmente llevo uno de sobra en el barco, le ofrecí regalárselo y hacerle toda la instalación para que no le volviera a suceder.

– ¿Harías eso por mí?
– Pues claro

Se le iluminó la cara, como a un niño al que le aseguran que los Reyes Magos le traerán todo lo que ha pedido, parece que la perspectiva de tener algo de claridad en las oscuras noches le hacía feliz.

Me cogió de la mano y me dijo: ven, voy a preparar un café que yo mismo cultivo, es excelente. Yo no tomo café, pero por prudencia lo acepté sin rechistar. Calentó el agua a leña y llenó dos boles tipo ensaladera, fuimos a la playa a tomarlo.
La mirada de Hermano refleja la candidez del niño que ha pasado rápidamente por la infancia, aunque también la dureza del que sabe luchar en solitario por sobrevivir. Su nobleza salta a la vista, de igual modo que las ganas de hablar por tanta soledad y la firmeza de su carácter. Mi intuición me decía que me podía fiar de él, pero que tenía que estar alerta en mis reacciones y comentarios.

Mientras tomábamos café hablamos de muchas cosas, con la confianza de dos amigos que se conocen desde hace tiempo. ¿Sabes? -me dijo-, si me oís gritar en la oscuridad no os asustéis, no pasa nada, cuando cae el sol la isla se llena de «hombres de la noche» (entiendo que se refiere a espíritus), está plagada de ellos, porque esto es un auténtico cementerio. Yo no les tengo miedo y a mí no me hacen nada, pero a veces son demasiado molestos.

– ¿Y eso? -le pregunté con curiosidad-

– Bueno, es que… a mis antepasados no les gustaba la gente que venía de fuera, y aquí se han producido muchas muertes violentas… se practicaba el canibalismo -me contó entre dubitativo y avergonzado-.

– ¿Cómo?

– Si, a la gente que venía en barcos, los mataban y se los comían. Mi abuelo fue el último en hacerlo, hasta no hace tantos años…

El abuelo de Hermano se llamaba Te Haito Matutean (que significa el guerrero Matutean), el último de un clan cuya habilidad para la guerra era famosa en todas las islas de alrededor. Antiguamente cada isla o grupo de islas tenía un rey (arakiri), en general su convivencia era pacífica, pero si en algún momento estallaba un conflicto se reunía a los guerreros y se enzarzaban en feroces luchas, tan sanguinarias y atroces como no podemos imaginar. Las batallas acababan en actos de canibalismo, más como ritual que por hambre.

Su familia fue protagonista de diversos capítulos en la historia de la región, 8 veces más poblada en tiempos pretéritos que en la actualidad. De entre los que me contó me quedó grabado el que sucedió a mediados del siglo XIX, cuando una expedición de las Islas Australes llegó con más de 200 guerreros y provocó una masacre descomunal, arrasando allá por donde pasaban. Todos los reyes locales unieron sus fuerzas en un ejército que derrotó a los sanguinarios invasores, uno de los líderes militares fue un antepasado de Hermano, todos los miembro de cuyo clan siempre han tenido el calificativo Te Haito, siempre han sido conocidos como «los guerreros».

Como quien comparte un preciado secreto, me preguntó: ¿has oído hablar de los amotinados de la Bounty?

– Pues claro, hicimos una parada en Pitcairn, es un suceso histórico famoso en Europa.
– La Bounty recaló aquí después de Tahití y antes de llegar a Pitcairn, en la noche mis antepasados abordaron el barco y liquidaron a cuatro de ellos, era su técnica habitual, yo sé donde están enterrados, ¿quieres verlo?
– Vamos…

Nos adentramos en la jungla, y tras un rato caminando llegamos al borde de una pared vertical a la falda de la montaña de unos 200 metros de altura que constituye el punto más elevado. Allí, entre la maleza, unas rocas marcaban el punto exacto, bajo ellas se encontraban las cabezas de los asesinados, un poco más allá estaban enterrados sus cuerpos (parece que la decapitación y la sepultura de los restos por separado es parte del ritual).
Presidiendo el cementerio una pequeña cruz apoyada sobre la roca, a modo de amuleto que aplaque la rabia de los que tuvieron tan desgraciado final. Examiné la cruz en busca de alguna inscripción, pero no la encontré, desde luego es muy antigua, fabricada con bronce o latón, con madera incrustada de la que apenas quedan algunos restos debido a la erosión de la intemperie.

No pude corroborarlo, pero desde luego él estaba convencido de lo que me contaba, eso o es el mejor actor del mundo, me tengo por persona intuitiva. Desde aquí, sin internet poco puedo hacer, pero sería interesante si alguien es aficionado a la historia, y le apetece, que pudiera comprobar si existe algún registro que indique que la Bounty sufrió la baja de 4 personas por ataque de nativos en alguna isla, yo creo que pudo ser tanto en el viaje de ida hacia Tahití (antes del motín), como en el de regreso, una vez amotinados y previamente a Pitcairn. En cuanto a la cruz, le hice varias fotografías en detalle, las subiré en cuanto pueda, también agradecería si alguien puede confirmarnos que coincide con las que se fabricaban en dicha época. Tengo muchísima curiosidad al respecto.

Mientras regresábamos al claro me contó otra de las leyendas de la isla. Hace muchos años hubo una batalla entre el rey de estas islas y las vecinas, que se saldó con la derrota y muerte del local. Sus hijos consiguieron escapar de la segura ejecución que les aguardaba, las «mujeres de la noche» les guiaron hasta una cueva de la isla en que nos encontramos, allí se escondieron durante un año, protegidos y cuidados en secreto por sus antepasados. Eso sucedió cuando el primogénito y heredero tenía 17 años, era un niño. A los 18 años se transformó en un hombre, abandonado su escondite y reclutando a sus fieles para recuperar el trono perdido y retornar al orden establecido, así fue, y a ello ayudaron mucho los Te Haito. Hermano me mostró la cueva, podrías pasar por delante y ni fijarte que está ahí, una entrada muy angosta oculta el acceso a una estancia con un volumen similar al de nuestro barco, y desde allí se controla todo lo que sucede en el exterior, es un escondite perfecto.

Una vez en la explanada, casi llegando a su cabaña, me preguntó si me apetecía escalar, desde la cima de la montaña había una vista espectacular y se podía contemplar la extensión de sus dominios. Me encantó la idea.

Nos dirigimos hacia el norte, caminando primero a través de la selva, buscando una vía de subida. Llegamos a una pared casi vertical y comenzamos el ascenso. No soy persona con vértigo, durante bastantes años estuve en un grupo de rescate de mar y montaña, pero tengo que reconocer que hubo momentos en los que me asusté. Sin ningún tipo de seguridad, con barro y piedras que se desprendían, calzando unas chanclas de playa y una caída de decenas de metros por abajo, aquello era una locura, pero claro, ya había dicho que si, y por otro lado, bajar lo que había subido incluso podía ser más peligroso, no tenía otro remedio que continuar. Hermano trepaba descalzo como una gacela, me era imposible seguirlo, tenía que esperarme.

En un pequeño recodo paró para descansar. Mientras recobrábamos el aliento (más bien lo recobraba yo), me dijo:

– Eres la segunda persona que sube aquí, la primera soy yo, mis antepasados jamás lo hicieron, la consideraban sagrada.
– Me siento muy honrado, gracias por concederme este privilegio (aunque a su vez, esto añadía más presión al hecho de que tenía que conseguir subir hasta arriba como fuera).
– La gente no quiere venir a esta isla, dicen que esta maldita, que los «hombres de la noche» la dominan, tienen miedo, pero yo no, ellos no son malos conmigo.
– Pues claro, el que es noble de corazón, y no tiene fantasmas en su interior, nada tiene que temer.
– Dicen que estoy loco por vivir aquí solo, no me entienden…
– Eso me suena, lo mismo dijeron algunos de mi cuando dejé una vida cómoda y un buen trabajo para dar la vuelta al mundo en un velero, te comprendo perfectamente, ¿quién está más loco? el que no hace lo que desea por miedo, o el que lo hace a pesar de que no sea lo que está comúnmente establecido.

Continuamos ascendiendo hasta por fin llegar a la cima, en ese momento me alegré de haberlo hecho, la recompensa de la vista desde aquel privilegiado promontorio valía la pena, me quedé mudo contemplando tanta belleza a mi alrededor, más bien debajo de mi.

El descenso lo hicimos por la otra cara de la montaña, más sencillo por tener menor inclinación y vegetación a la que agarrarse, aunque para llegar hasta el nivel del mar había que dar prácticamente la vuelta a toda la isla, debido a que en ambas pendientes hay un tipo de hierba que corta, de tomar un atajo acabaríamos completamente magullados. De repente Hermano desapareció, se tiró pendiente abajo corriendo como un descosido, bajando a tumba abierta a plena carrera.

Cuando llegué donde él estaba le dije:

– ¿pero qué haces? ¿estás loco? te vas a matar.
– Me entreno -respondió con una sonrisa-, aquí hay cabras salvajes, y las cazo corriendo detrás de ellas y atrapándolas a mano, hasta ahora he conseguido capturar a 20.
– Venga ya, no me lo creo, eso es imposible.
– ¿ah no?, vale, ya lo veras…

Me quedé con la intriga, y seguimos montaña abajo. En un momento dado, donde se inicia el bosque, escuchamos un ruido, me hizo un gesto de silencio y desapareció en la maleza. Me quedé allí parado como un pasmarote esperando a ver lo que sucedía.

Al cabo de unos minutos escuche que venía corriendo hacia mi posición, ya se está entrenando de nuevo -pensé-.

Como un rayo, apareció delante de mí una escena que no podía creer, una cabra venía a la carrera, y a escasos dos metros, Hermano corría detrás de ella, ¡a su misma velocidad!

Si no lo hubiera visto con mis propios ojos diría que es mentira, no pensaba que nadie fuera capaz de eso, hasta el punto que no reaccione y la cabra pasó a mi lado sin que yo hiciera nada. A los pocos metros Hermano se tiró en plancha tratando de hacerle un placaje, consiguió agarrarla de una pata, pero cuando se disponía a afirmarla por la otra pegó una patada y se le escapó.

Esta vez no lo había conseguido, pero le faltó bien poco, ya no dudé más de su capacidad para atrapar cabras salvajes corriendo detrás de ellas, armado únicamente con sus manos y pies desnudos.

Estaba extenuado, así que no volvió a intentarlo.

Cuando llegamos abajo fuimos a descansar un rato tumbados en la playa. De repente hicieron su aparición todas las gallinas y los cerdos comenzaron a gruñir de forma exagerada.

– ¿Qué hora es? -me preguntó-.
– Casi las 4 de la tarde.
– Hora de la comida de los animales.

Estallé a reír, no pensaba que en una isla tan libre hubieran horarios, y menos que ciertos habitantes reclamaran lo que les correspondía de forma tan puntual.

Abrió la cerca del recinto de los cerdos, cogió un hacha, me dio un machete y nos pusimos a caminar por la playa hacia el Sur. La escena era de lo más cómico, como si fuera el flautista de Hamelín le seguían en comitiva cerdos y gallinas, atentos al menos de sus movimientos.

Llegados a un punto nos adentramos en la maleza y Hermano comenzó a partir algunos de los cocos que encontraba por el suelo (los que tienen un brote que empieza a crecer). Nunca había abierto uno en este estado, su interior esta macizo de una carne de coco espumosa y muy buena de comer, a los animales les encanta, y a mí también. Con unos cuantos es suficiente para alimentarlos a todos, y se encuentran tantos, que se diría que es un recurso casi ilimitado, además, hay tal cantidad cocoteros que no paran de formarse.

Después regresamos, los animales ya lo harían solitos cuando acabaran de comer. Nuestra dieta de la jornada también se basó en lo que fuimos encontrando por el camino, plátanos, cocos, guayabas, mangos, etc. cuando teníamos hambre sencillamente tomábamos lo que veíamos a nuestro alrededor, cuando teníamos sed abríamos un coco de un machetazo.

Como todavía quedaban unas horas de luz, Hermano me propuso visitar la costa de barlovento (el Sudeste de la isla, el lado opuesto a donde el reside). Para llegar hasta allí lo hicimos bordeando la costa a nivel del mar. El paisaje es completamente diferente, roca volcánica en lugar de arena, cada paso es una lección de geología en la que se aprecian claramente las capas formadas por las distintas erupciones volcánicas que posteriormente emergieron por las fuerzas de la tierra. Posteriormente, debido a la erosión se dan formas realmente curiosas, llegando a crear una especie de piscinas que se dirían artificiales y playetas ínfimas, allí es donde se pescan langostas, cigalas y cangrejos enormes, pero no era el momento.

El sol comenzó a ponerse, era hora momento de volver al barco, además, aunque suponía que me habían visto en tierra, llevaba todo el día fuera sin haber avisado a Jose Carlos y Hugo, podían estar preocupados.

Les vi a lo lejos sobre la embarcación auxiliar y les llamé a gritos, haciendo gestos con los brazos. No tardaron en divisarme y venir a por mí. Les presenté a Hermano.

Mientras nos despedíamos, tras pasar todo el día juntos, quedamos en que mañana por la mañana iría a instalarle el regulador de carga solar.

– Perfecto, muchísimas gracias, luego iremos a la caza de la cabra, de ese modo tendréis carne en el barco.
– ¿Sí? Eso sería genial -le comenté encantado-.

Ya en el Bahari, cenamos algo y nos acostamos pronto, nos aguardaba un nuevo día a buen seguro lleno de emociones. Mañana os lo cuento.

Sed felices.

Kike

13 Comments

  • Es curioso que un chico tan joven viva solo con sus animales.
    En un momento de la lectura me parecia que iba a coger el machete para darte a ti.
    No te fies mucho, a ver si va a querer parecerse a su abuelo y aparte de comer carne de cabra come carne humana. ¡uf! que miedo.

  • Esta es la aventura que mas me ha gustado de todas y eso que vivimos muchas en el sur. Pero ahora me dais mucha envidia insana porque de verdad estáis conociendo otros mundos y eso si que enriquece.
    Un gran abrazo y espero las fotos.

  • Querido amigo KIKE, esto nos recuerda el cuento de Maria Sarmiento, que como sabes se fue a cagar y se la llevo el viento. Muchos abrazos, esperamos la segunda parte del relato. Jose y su tia Isabel

  • A ver ¿navegabais en dirección norte desde Gambiers, no? Para localizar la isla tendrás que darnos mas datos, porque en «Itinerario día a día» solo sale que andáis por Rikitea y Taravai – el día 18 sale Taravai – nada de vuestro trayecto posterior. ¿Es esta la isla? En cuanto a la Bounty, después del motín, cerca de Tonga, los amotinados se dirigieron a Tubuai, isla en la que (según wikipedia) no pudieron asentase por por los nativos caníbales. Tubuai está bastante al este de Gambiers, y muuuuuy lejos, con lo que parece que habrá que investigar el trayecto del viaje de la Bounty hasta Pitcairn. Ufffff, seguimos buscando.

  • Enhorabuena!! Preciosa historia, digna de ser leida y más sabiendo que es real. Sigue sin miedo, disfrutando y feliz! Con ganas de ver las fotos para conocer a Hermano y la Isla Maldita…

  • Vuestra Aventura cada día me engancha más. Me parece un relato impresionante!! Queremos ver fotos de Hermano,de la Isla Maldita y de la cruz. Cuando vuelvas haz un libro que va a ser un éxito seguro!!

  • Hola navegantes, quique, todo eso de la nobleza e ingenuidad del nativo esta muy bien para los cuentos, pero pero tambien son nobles los animales salvajes y no te puedes fiar, cuidadito no haga contigo cecina para abastecer su despensa, nada de mas visitas en solitario, por lo menos id de dos en dos, estais en un planeta desconocido. Besos Luis y Charo

  • My daughter Simone who is staying with Vicen in Valencia shared your site and the adventures you are undertaking….magnificent! I sail in the US in Lake Pnchatrain and the Gulf of Mexico.
    Safe travels!
    Rick

  • Llevo dos dias leyendo como un poseso, recuperando millas y dias desde que se me ha ocurrido ver estaban yendo las cosas con el palo en Valparaiso. Relatos impresionantes! A estas alturas no se si mejorará «la historia» mas adelante, pero ya es un libro de filosofía cojonudo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *