Día 294 (4/9/2010): Mal día para el spi

Se cumplió la previsión, y anoche el viento fue rolando hacia el norte, yéndose de ese modo hacia la popa. Evidentemente se notó en el empuje del barco, incrementando nuestra velocidad hasta los 8-9 nudos.

Todo iba fenomenal hasta entorno a las 5 de la mañana, durante mi guardia oí un sonido extraño, en una rápida inspección me di cuenta que había partido el arraigo de la polea de escota de mayor que va en la botavara, mala cosa. Eso significaba que la mayor estaba libre, sin sujeción alguna, y que podía ponerse a dar golpes y destrozarlo todo ante un cambio de viento. Menos mal que apoyó en la burda de estribor (íbamos amurados a babor) y la botavara no pegaba directamente contra los obenques.

Tuve que despertar tanto a Jose Carlos como a Virgilio, la maniobra no iba a ser fácil, había que arriar génova, aproarse con mucho cuidado y cuando fuera viniendo, cual vaqueros pasarle un lazo a la botavara para trincarla mientras cambiábamos la polea. Al final no ha sido tan complicado como pensábamos, primero hemos preparado e insertado en la maniobra la nueva polea, de modo que al acercar la botavara fuera solo engancharla y liberarla, hemos pasado un cabo lo más al extremo de la botavara que hemos podido, y poco a poco nos hemos ido aproando y cazando del cabo, unos segundos de angustia sujetando como podíamos, cerrar el grillete y listo.

Después del sustillo matutino hemos descansado un poco y de nuevo manos a la obra para montar la maniobra de spinnaker, el viento se prestaba a ello. Hacía tiempo que no la usábamos, prácticamente desde el Atlántico, las condiciones de navegación no nos lo han permitido, especialmente estas últimas 5.000 millas que habremos hecho ciñendo.

Al izarlo y verlo ahí, tirando con poderío del barco, hemos rememorado las sensaciones de otras singladuras, es espectacular ver el barco navegar a 10-12 nudos, levantando una inmensa ola en popa, surfeando las olas, increíblemente estable.

La alegría ha durado poco, a las 2 horas o así nos hemos dado cuenta que la argolla del puño de escota había partido, había que arriar inmediatamente, de un momento a otro se podía soltar y bajarlo iba a ser un numerito de circo.

Bueno, no hay problema -nos hemos dicho- tenemos otro. Ni cortos ni perezosos spi abajo y spi arriba. Este segundo es aproximadamente de las mismas dimensiones pero más fino y un poco más viejo.

Las costuras y/o la tela debían estar pasadas, a los pocos minutos ha estallado como un globo, haciéndose añicos, vamos, irrecuperable, no serviría más que para hacer un puzle si alguien es capaz de encajar los trozos, mal día para los spis…

Hemos seguido navegando solo con mayor con el primer rizo tomado, y hay tanto viento y ola que a pesar de eso estamos navegando a 9 nudos de velocidad, llegando en ocasiones a puntas de 12, debemos estar ya en torno a los 25-30 nudos de intensidad que nos vienen de popa. Por el momento vamos bien, esperemos que evolucione positivamente.

Con todo esto estamos avanzando a muy buen ritmo, en las últimas 24 horas cerca de 200 millas, aunque todavía nos quedan más de 250 millas para Rio, con un poco de suerte el lunes por la mañana allí.

Sed felices.

Kike

3 Comments

  • Primo, a estas horas seguramente habreis llegado a vuestra siguiente parada; RIO, espero que la disfruteis plenamente. Lo de estos dias atras, con las ballenas, han sido de las narraciones más ilustrantes de vuestra aventura.
    NOTA: Como seguro aún os quedara Caballa, vender algo en tierra y haceis algo de dinerillo…

  • Por lo que se ve en el mapa ya estais cerca de Rio y aparte de la rotura de los spis, la navegación de esta etapa parece muy deliciosa y agradable( no todo tienen que ser penurias y calamidades), poco a poco se solucionaran los pequeños percances , que a la vez son propios de la cantidad de millas navegadas.
    Disfrutad y acordaros de que esperamos con impaciencia las FOTOS. Un abrazo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *