Día 218 (20/6/2010): ¡Por fin! Fortaleza a la vista…

Ya hemos llegado, en estos momentos estamos fondeados frente a la Marina Park de Fortaleza, al abrigo de los espigones, el lugar es tranquilo y seguro, todo un lujo comparado con los días de navegación que llevamos.

La entrada a la marina es estrecha y con poco calado, así que hemos decidido no entrar hasta mañana con la luz del día, no sea que después de las que hemos pasado vayamos a tener un problema a última hora cuando lo más complicado esta ya hecho.

Estas últimas 24 horas de navegación no han sido excesivamente difíciles, comparadas con el resto. Anoche el viento subió cerca de los 20 nudos, hasta el extremo que tuvimos que arriar de nuevo el génova por miedo a que explotara definitivamente. Ha continuado así todo el día, sin descender para nada en intensidad. El tamaño de la ola ha aumentado hasta superar los 2 metros, pero sinceramente, eso ahora nos parece bastante asumible, sobre todo cuando vienen de amura, permite pasarlas limpiamente sin excesivo pantocazo.

De hecho, haciendo cálculos creíamos que íbamos a llegar de madrugada, así que redujimos voluntariamente la velocidad para llegar mañana por la mañana. Sin embargo, a medida que avanzábamos la corriente ha ido disminuyendo hasta casi desaparecer, sumado a que el viento nos impulsaba con fuerza y una rolada nos ha permitido rumbo directo, hemos cambiado de opinión y decidido llegar esta tarde/noche, aunque fuera sin luz, ya que teníamos localizado un fondeadero accesible y seguro, en el que estamos.

Así es el mar, cuando quieres avanzar más rápido te lo niega, cuando quieres reducir velocidad te da todos los elementos para que puedas acelerar, ¿Qué le vamos a hacer? No podemos más que adaptarnos a sus designios.

Durante la aproximación hemos tenido que estar muy atentos a los pesqueros, lanzan redes a la deriva sin apenas señalizar, de hecho esta mañana nos hemos enganchado en una, menos mal que estaba atento e inmediatamente he parado motor para que no se enredara en la hélice, a partir de ese momento ha sido un constante evitar redes que aparecían por todos lados, pesado porque te exige estar permanentemente concentrado, pero no grave.

En fin, hemos finalizado con éxito una de las travesías más complicadas del viaje, y casi acabado con el tramo de ceñida, podemos estar satisfechos de lo que hemos conseguido, algo que, como en alguna ocasión os he comentado, la mayoría de la gente dice que no se puede hacer, una ruta que en las guías y publicaciones náuticas no aparece como viable (en el sentido norte-sur, el sentido sur-norte si es recomendable), más bien todo lo contrario. No ha sido coser y cantar, nos ha exigido un enorme esfuerzo y muchos malos ratos, tanto nosotros como el barco lo hemos acusado, pero aquí estamos, orgullosos una vez más de ir superando etapa tras etapa, así es navegar, y así habíamos previsto nuestra aventura, esta Aventura Oceánica.

Ahora a descansar, mañana nos aguardan los trámites de entrada al país, tramites con la marina, etc. aquí nunca se para…

Sed  felices.

Kike

Día 216 (18/6/2010): Cruzamos el Ecuador

Hoy a las 15:30 según nuestro reloj (20:30 en España, hora peninsular) hemos cruzado la línea del Ecuador, pasando del hemisferio Norte al Sur, por donde navegaremos casi hasta nuestro regreso, puesto que nuestros próximos destinos en Sudamérica, el Pacífico o el Indico se ubican en dicha mitad del planeta.

No hemos hecho ninguna celebración especial, aparte de nuestra alegría personal, eso sí, tras fotografiar el plotter para dejar constancia del momento, lo primero que hemos hecho es dirigirnos al baño para comprobar si el agua al caer giraba en sentido contrario a las agujas  del reloj, y por lo tanto si eso que dijo un tal Coriolis es verdad. No se equivocaba ni un pelo, y eso que hacía pocos segundos que habíamos cruzado la línea, pero vamos, es matemático.

El hemisferio Sur por el momento no nos trata mal, a decir verdad el Norte tampoco se ha despedido de nosotros con malos modos. Lo de anoche no fue tan grave como esperábamos, los frentes más complicados pasaron por nuestra proa en dirección a tierra, sin pillarnos de lleno, un par de chaparrones sin mayores sustos.

El día ha amanecido despejado y con un viento razonable que nos ha permitido desenrollar el génova y apagar el motor. Su ángulo nos ha obligado a caer, hasta un rumbo cercano al 160º, que coincide con el prácticamente directo a Fortaleza, de modo que hemos decidido mantener el bordo por el momento y no dirigirnos al punto imaginario en el que viraríamos a Sur, vamos a ver cómo va evolucionando la corriente, si es razonable aguantaremos esta dirección, con la ventaja de que el recorrido será menor, de este modo ahorraríamos casi 70 millas. Por el momento tendremos como un nudo de corriente, aceptable, pero nos tememos que a medida que nos aproximemos a tierra irá aumentando, su valor medio es de 2,2 nudos, pero teniendo en cuenta que lleva varios días soplando Sudeste, no sería de extrañar que nos encontráramos con más de 3 nudos en contra, eso ya complica las cosas.

En cualquier caso disfrutamos del momento, está siendo un buen día, hemos cruzado el Ecuador (un hito importante para nosotros) y el barco esta navegando como le gusta hacerlo, lo que tenga que venir vendrá, como dice un refrán que me gusta: “cuando cambia el viento, el pesimista se lamenta, el optimista piensa que pasará y el buen navegante sencillamente adapta sus velas y su rumbo”, eso haremos.

Nuestra posición actual es 00º 12’S, 39º 48’W, 224 millas al Noroeste de Fortaleza. Navegamos a 6 nudos de velocidad real rumbo directo, con un viento del Este-sureste de unos 15 nudos, teniendo izadas mayor y génova completos. Lo más probable es que no tardemos más de 2 días en llegar a destino, aunque como he dicho, eso no depende de nosotros.

Sed felices.

Kike

Día 214 (16/6/2010): El reino de las tormentas

Bien podría considerarse así la zona que estamos atravesando, y es que no paran, los temporales nos azotan uno tras otro sin darnos respiro, esto es agotador.

Esta mañana ha llegado un frente de los enormes, de los que cubren todo el horizonte, ya desde lejos se adivinaba su temible dureza. Cuando nos ha alcanzado las cosas se han complicado enormemente, sus más de 40 nudos y sus olas como montañas amenazaban con darnos un buen susto, y lo ha hecho, puesto que ha llegado un momento en que la mayor apenas se sujetaba al palo, habían partido la mayoría de las cinchas que lo unen a él (a través de los patines). No hemos tenido más remedio que arriar, si no queríamos tener problemas mayores, y os aseguro que no ha sido fácil con la que había montada. El agua de la lluvia se unía a los rociones de la olas que venían en horizontal hacia nosotros, no había manera de ver ni a dos metros de distancia, el viento aullaba sobre la jarcia de forma amenazadora, el barco se movía hacia todas direcciones sin ningún sentido en concreto, mojados, helados de frio, agarrándonos con fuerza y desplazándonos casi a gatas para que una ola no se nos llevara con ella, momentos duros.

Tiene gracia, casi en el Ecuador, en la zona de calmas, y estamos sufriendo los peores temporales y pasando más frio que cuando salimos de Valencia, a ver si van a tener razón los del cambio climático…

Por el momento vamos capeando lo que viene solo a motor, no avanzamos mucho porque no queremos consumir en exceso, lo llevamos a pocas revoluciones, casi lo justo para manteneros y avanzar a unos 4 nudos, menos cuando carga la racha y nos alcanzan las enormes series de olas.

Espero que esto no dure mucho más, aunque ya llevamos así casi 3 días, sin ver el sol, sin ver la luna ni las estrellas, se hace muy largo y pesado.

En cualquier caso no quiero preocuparos, el barco es muy seguro y aguanta con sobriedad los envites de viento y mar, y nosotros somos muy prudentes y extremamos nuestras medidas de seguridad, eso es lo primero.

Ojala pueda contaros mañana que las cosas han cambiado.

Sed felices

Kike

Día 212 (14/6/2010): En la Zona de Convergencia Intertropical

También llamada zona de los doldrums o latitudes de los caballos (porque en ellas morían a consecuencia del intenso calor), corresponde al área de las calmas ecuatoriales, donde debido al calor y la intensa evaporación se originan numerosos fenómenos que condicionan la meteorología de planeta, por ejemplo aquí se gestan los ciclones tropicales o huracanes, y también en función de sus características condiciona la existencia e intensidad de los propios Alisios.

Sin embargo no es lo que nosotros estamos experimentando, por el momento la temperatura es agradable y tenemos buen viento.

Sobre las 2 de la tarde (hora local, GMT-3) hemos llegado al punto imaginario en el que suficientemente alejados de la costa y la corriente podríamos virar a Sudeste. Ya hacia algún tiempo que habíamos observado que la corriente en contra había desaparecido, pero hemos preferido asegurar.

Tras la virada la navegación ha cambiado por completo, después de varios días a motor hemos podido izar todo el trapo y pararlo, ha sido como quitar el freno de mano y pisar el acelerador, el Bahari ha comenzado a surcar las olas con una alegría especial, se diría que aguardaba pacientemente el momento, y una vez le hemos dado rienda suelta, ha querido demostrarnos de lo que es capaz, para lo que nació y fue diseñado.

Con una ligera brisa de no más de 12 nudos, a unos 50º de real por la amura de babor, se ha establecido en 7-8 nudos de velocidad constante, alcanzando picos de más de 9, a esto es a lo que estábamos acostumbrados, así es como se disfruta la navegación, nada que ver con los miles de millas que llevamos de viento y corriente en contra que cercenan cualquier iniciativa de sacarle rendimiento y velocidad.

Tampoco nos hacemos ilusiones, la situación no es habitual, sopla del Noreste, cuando estadísticamente debiera hacerlo del Sudeste, justo de proa, pero bueno, lo disfrutaremos mientras dure.

De hecho, al acabar la tarde el viento ha subido en exceso, ha superado los 20 nudos y hemos decidido recoger el génova, no queremos reventarlo a las primeras de cambio, está demasiado deteriorado para aguantar grandes tensiones, solo lo usaremos con vientos suaves. A pesar de ello, solo con la mayor, estamos alcanzando velocidades de más de 7 nudos, además a rumbo.

Vamos a ver como avanzan las cosas, por el momento no nos podemos quejar, todo un acierto la estrategia, se cumple lo previsto incluso mejorando nuestras expectativas, de continuar así llegaremos pronto a Fortaleza, en menos de 7 días.

En este momento nos situamos en 4º 11’N, 46º 04’W, avanzamos a 6,9 nudos a rumbo 121º, nos separan 736 millas de nuestro destino, os tendré informados de lo que nos va deparando el camino.

Sed felices.

Kike

Días 207 a 209 (9 al 11/6/2010): La cara y la cruz de la Guayana Francesa

(NOTA: debido a un fallo técnico no se publico la entrada de los dias 197 a 201, además de un problema en la numeración, supongo que cuando leais esto ya estará todo solucionado y ordenado cronológicamente)

Hacia las 2 de la tarde del miércoles (hora local), llegábamos al puerto de Degrad des Cannes. La entrada se realiza a través de un largo canal balizado (9 millas), que posteriormente entra dentro del rio Mahury. En esta zona la plataforma continental desciende muy suavemente desde la costa, 1 metro por kilómetro; este hecho, y el continuo aporte de los ríos, hace que se trate de aguas muy bajas, de modo que solo es posible aproximarse a la costa en puntos muy concretos y bien mantenidos, de hecho hemos observado que una draga trabajaba permanentemente para permitir la entrada de buques de carga.

A medida que nos íbamos acercando a tierra el paisaje mostraba la realidad del lugar, frondosa vegetación ecuatorial por doquier y unos tímidos rasgos de civilización en lugares concretos. Hay que tener en cuenta que la Guayana Francesa, territorio de ultramar de nuestro país vecino, con una superficie similar a Portugal no tiene más de 250.000 habitantes, que se concentran en núcleos de su franja costera, en el interior no hay más que jungla y algunos buscadores de oro brasileños, que parece que de vez en cuando tienen suerte, puesto que se exportan varios cientos de toneladas de oro al año.

Inocentes de nosotros pensábamos llegar a un país europeo, donde encontraríamos todo aquello que necesitáramos, la realidad ha sido bien distinta. Nuestra primera impresión de Degrad des Cannes no fue muy buena, un agua turbia y casi negra, un pequeño puerto comercial al principio y posteriormente un par de pontones, dejados de la mano de Dios, en la que se amontonan como una piña una treintena de veleros, la mayoría de ellos oxidados, desvencijados y con aspecto de no haber navegado en años, se diría un cementerio de barcos. Todo ello está ubicado en el rio, en medio de la nada, rodeado casi de selva, con sus correspondientes mosquitos como helicópteros y sonido permanente de aves.

Como no había ningún amarre disponible nos disponíamos a fondear, pero el tripulante de un velero nos indico que podíamos cogernos a una boya cercana. Tratando de no dejarnos llevar por las apariencias y con optimismo nos dispusimos a montar la auxiliar para bajar y comenzar con nuestras gestiones.

Nuestro primer contacto fue con Lorain, un francés con aspecto hippy que llevaba allí varios meses en un viejo y destartalado barco, él nos puso al día del lugar al que habíamos ido a parar. Imposible encontrar ningún material de los que necesitábamos, y menos Dacron para reparar las velas, por supuesto ningún tipo de servicio a la náutica. En las proximidades ningún comercio, restaurante, acceso internet, oficinas de la marina, etc. En resumen, no había nada, para todo había que ir a la ciudad, Cayenne, situada a 20 Km, pero para complicar un poco las cosas, no hay ningún medio de transporte, y para rematarlas el jueves era festivo, el día en que conmemoran la abolición de la esclavitud, el viernes la mayoría harían puente, y sábado y domingo todo cerrado, así que hasta el lunes dudaba que pudiéramos hacer algo. A medida que hablábamos con él nuestra angustia y desesperación iba aumentando, ¿qué íbamos a hacer?, quedarnos allí una temporada larga a esperar que nos enviaran cosas era un panorama que no nos apetecía ni lo más mínimo, además, para estar en Fortaleza antes de fin de mes no teníamos más que un par de días de escala, había que intentar hacer lo que pudiéramos ese mismo día, pero ya eran casi las 3 según nuestro reloj, y los comercios allí cierran pronto.

Casi a la carrera nos lanzamos al parking, sin saber todavía muy bien dónde ir, porque estábamos en una situación de las de concurso de televisión, teníamos que hacer los trámites de entrada al país, pero claro, si íbamos primero a esto no tendríamos tiempo de ir a DHL a recoger la antena de radar que nos habían enviado, aunque por otro lado sin los documentos de entrada igual no nos la entregaban. Además de todo esto necesitábamos comprar comida y gasoil, y no teníamos idea de donde, como ir y como volver, teniendo en cuenta la hora de cierre.

Ante tantas incertidumbres lo mejor es ir a las bases y priorizar por importancia y probabilidad de poderlas conseguir en un festivo, así que decidimos ir primero a por la antena, luego ya veríamos. Como caídos del cielo cuando llegamos al parking un grupo de personas se dirigía a un coche, afortunadamente hablo francés, y me dirigí a ellos para explicarles nuestro problema, se ofrecieron a llevarnos a las oficinas de DHL, luego tendríamos que volver andando, pero no estaban lejos, unos 3 Km.

Llegamos a unas rudimentarias oficinas perdidas en un pequeño y aislado polígono industrial escasamente ocupado, al preguntar por nuestro envío nos indicaron que lo habían recibido, pero que no nos lo podían entregar porque el transitario aun no había recogido los papeles ni lo había pasado por aduanas. Bien, ¿y qué podemos hacer para acelerarlo? pregunté. Poco, porque queda menos de un cuarto de hora para cerrar, me respondió la amable señorita. No era posible, además de todo lo que os he contado hasta ahora teníamos mal la hora, la oficial era una más que la de nuestros relojes, casi las 4, hora de cierre de empresas y comercios, estaba todo perdido, no había nada que hacer, esta vez nuestra buena estrella habitual nos había abandonado para ponernos las cosas difíciles, casi a punto de resignarme empecé a pensar que tendríamos que pasar una larga temporada en aquel lugar situado donde Cristo perdió el gorro y por lo tanto no llegaríamos a tiempo a Fortaleza.

Pero no hemos recorrido medio mundo, sorteando temporales, arrecifes y dificultades para doblegarnos a las primeras de cambio, así que volví al ataque, la esperanza es lo último que se pierde. Armado con la mayor cara de pena que fui capaz de poner y empleando todas mis dotes de convicción traté de conseguir que me diera los papeles, yo iría personalmente al transitario y trataría de obtener lo que necesitaba para entregarnos la mercancía, accedió, y además nos esperaría un rato. Casi a la carrera nos dirigimos a las oficinas del transitario, que afortunadamente no estaba muy lejos, una vez allí la misma historia, porque evidentemente a 5 minutos de cerrar y con ritmo de trabajo tropical, nadie se afana en resolver tu problema, el chico que nos atendió nos miro con cara de pez, indicándome que era muy complicado porque había que preparar y enviar la documentación, a la vez que esperar la respuesta de la aduana, pero también lo conseguimos. In extremis volvimos a DHL y la señorita nos estaba esperando, los documentos eran correctos, cuando nos entregó la caja casi se me saltan las lágrimas de alegría, no lo podía creer, íbamos a tener radar y todo, primera prueba superada.

Los más de 3 kilómetros andando con el voluminoso paquete no se nos hicieron largos, fuimos comentando la estrategia, conseguiríamos como fuera algo de comida, volveríamos a montar el génova enrollable, a pesar de estar muy deteriorado igual aguantaba si solo lo usábamos con vientos suaves, y si no pues que reventara definitivamente, por si acaso cargaríamos todo el gasoil que pudiéramos. Con esto al día siguiente nos lanzaríamos al mar, y que fuera lo que Dios quisiera, de un modo u otro llegaríamos.

Dejamos la antena en el barco y de nuevo nos dirigimos la parking a intentar encontrar a alguien que nos llevara a la ciudad, ya nos buscaríamos la vida para volver. En esta ocasión no había nadie en los coches, así que empecé a preguntar a todo el mundo que veía, en primer lugar una furgoneta que recogía las capturas de los pescadores, nada, y en segundo a un coche que en la rampa sacaba una pequeña lancha de pesca del agua, estos últimos nos podían dejar frente a un supermercado. Subimos al vehículo y conocimos a Bernard y Rodolphe, nativos del lugar de mediana edad que habían disfrutado de una muy buena tarde de pesca. Resultaron ser extremadamente acogedores y simpáticos, buena gente, hasta el punto de que antes de llegar al supermercado ya nos habían invitado a cenar con ellos esa noche, se iba a reunir un grupo de amigos a comer lo que habían pescado, sin pensarlo aceptamos. ¿Cómo no? cuando entramos al comercio faltaban 15 minutos para cerrar, así que como parecía ser la tónica del día, superamos nuestra siguiente prueba a la carrera. Al rato nuestros nuevos amigos se pasaron a por nosotros y nos dirigimos a casa del Bernard, donde tendría lugar la reunión. Fuimos 11 a la mesa, además del propietario de la vivienda y dos de sus hijos, 3 amigos con sus respectivas esposas y nosotros. El menú, pescado cocido en caldo que se comía con una especie de sémola, llamada cuac, muy bueno a decir verdad. Además de la cena tuvimos una muy agradable conversación, uno de los temas estrella fue evidentemente nuestro viaje y sus anécdotas, aunque también pudimos charlar ampliamente de la vida en la Guayana Francesa y su problemática, aprendimos muchas cosas muy curiosas del lugar, además de que no es evidente la vida a más de 10.000 kilómetros de la metrópolis, todo resulta caro y complejo. Nos sentimos realmente como en familia, nos acogieron de un modo tan natural y generoso que resultaba difícil pensar que nos habían recogido del muelle hacia unas horas, que gente tan estupenda. Al acabar la cena y la tertulia nos llevaron a la marina.

A nuestra llegada nos encontramos con Lorain, cuando le contamos lo sucedido nos preguntó acerca de nuestros amigos ¿eran blancos o de color? casi no supe que responder, tuve que pensarlo, me habían resultado tan cercanos que ni me había fijado en el color de su piel, eran todos de color, pero, ¿y qué importa eso? Se trataba de personas maravillosas y punto.

Al día siguiente Bernard nos llamó, decía que no podíamos irnos de allí sin al menos ver Cayenne, se ofrecía a hacernos de guía turístico, además nos llevaría a una gasolinera a por el gasoil, porque dudaba que pudiéramos resolverlo de otro modo. En una hora se presento con su pick-up, donde pudimos cargar todos los bidones para repostar.

Cayenne es una ciudad pequeña y austera, pero que mantiene un sabor a colonia del nuevo mundo en multitud de sus rincones, su arquitectura, el trazado de sus calles, sus edificios administrativos o militares, todo evoca al origen de aquella comunidad y su dependencia del estado Francés. Otra cosa destacable es la fuerza imparable de la vegetación ecuatorial, numerosas playas que rodeaban la ciudad se han sido invadidas por la maleza, de modo que resulta difícil de creer que a unos metros, detras lo que parece la jungla, está el mar. Tras un buen recorrido por el centro urbano y sus lugares más significativos nos ofreció comer con unos de los amigos de la noche anterior, luego iríamos a por el gasoil. Antes pasamos por casa de otro de sus amigos con objeto de que nos diera algún bidón adicional, de nuevo un recibimiento excepcional y ayuda por una familia que nos acogió con la máxima simpatía.

Compartimos una excelente barbacoa, en este caso de carne, el día anterior hubo bastante cachondeo con eso de que tras 7 días de navegación nos hubieran dado de cenar pescado. Acabamos la comida y fuimos a la gasolinera, donde cargamos 460 litros de gasoil, junto con lo que teníamos en el barco sumaba más de 600 litros, eso debería bastar.

De nuevo en la marina nos recibía una abundante lluvia que duraría toda la noche, enseñamos el barco a Bernard y nos despedimos del que ha sido una especie de ángel de la guarda durante nuestra estancia en la Guayana. Como consecuencia de la lluvia y la hora decidimos retrasar nuestra salida al día siguiente.

Nos levantamos temprano, montamos el radar, cosimos unos cuantos patines rotos de la mayor, montamos el génova, estibamos el gasoil y preparamos todo para nuestra salida, ya solo nos quedaba esperar a la marea alta para zarpar, de modo que no encontráramos poco calado en algunos lugares y la corriente fuera a favor en lugar de contraria. No se hizo esperar mucho, tras comer y un poco de descanso nos pusimos en marcha, a las 15:30 hora local (teniendo en cuenta que la hora oficial es GMT-3, 5 horas menos que en el actual horario de la Península Ibérica).

Contentos con el balance de nuestra estancia en ese curioso lugar, nos vamos con el convencimiento que posee una autentico tesoro, y no me refiero al oro de las tierras altas, si no a su gente.

Sed felices.

Kike