Día 45 (29/12/09): Navegando por el sur de Puerto Rico

No hay muchas novedades, noche tranquila en cuanto a atención sobre las velas, navegamos a motor y únicamente sacamos Génova (la vela triangular de proa) cuando vemos que puede portar un poco y ayudarnos, lo recogemos cuando vemos que nos frena más que otra cosa. Apenas hemos tenido viento, 5-7 nudos entre ceñida y descuartelar (entre 30º y 60º contados desde la proa) y , generamos casi más aparente nosotros con nuestra velocidad que lo que sopla. Con lo que si hemos tenido que tener mucha atención es con la cantidad de cruceros que hay por la zona, tened en cuenta que la zona que estamos atravesando es territorio de los Estados Unidos (tanto Islas Vírgenes como Puerto Rico), así que supongo que los grandes operadores de cruceros norteamericanos habrán puesto en marcha toda su maquinaria para llenar estos mastodontes del mar y pasearlos por sus dominios caribeños. Normalmente los cruceros navegan de noche para llegar a su destino por el día, como aquí las distancias son cortas (estos barcos pueden navegar entre 20 y 30 nudos) las maniobras que he visto que hacen son extrañas (con respecto a las que había visto previamente en el mediterráneo), pueden estar parados en medio del mar, ir a velocidades muy bajas, hacer un cambio de rumbo y cuando crees que te van a pasar por la proa te pasan por la popa, etc

Para evitar las emociones fuertes (os aseguro que estando de guardia de madrugada, entras a dentro a cualquier cosa, sales y de repente ves 300 metros de hierro con 14 pisos de altura y más luces que un árbol de navidad, y de verdad que impresiona) navegamos todo el rato con el radar puesto, como vamos a motor no tenemos problemas de consumos eléctricos, así también detectamos pesqueros y otros barcos que con los que pudiéramos cruzarnos, vamos bastante cerca de la costa para hacer mínima distancia a República Dominicana.

En alguna ocasión alguien nos ha preguntado si llevamos el sistema AIS, no lo llevamos, para estos casos vendría bien, ahora os explico porque tomamos esta decisión. El sistema AIS es similar al transponder que llevan los aviones, con un receptor AIS al tener otros barcos (por ejemplo estos cruceros) en el radio de cobertura aparece en la pantalla su presencia y te indica sus datos (identificación, características del barco, rumbo, velocidad, etc). Esta información la transmite a través de VHF y el alcance depende (en resumen) de las alturas de ambas antenas y potencia de emisores, en nuestro caso los alcances podrían variar entre 25 y 40 millas aprox. Decidimos no instalarlo porque la inversión no se justificaba, normalmente solo lo llevan los barcos grandes (están obligados a ello), en mar abierto no tienes más cobertura que con el radar, además los radares digitales modernos te permiten hacer un seguimiento de objetivos bastante bueno, lo selecciones y te da información de su rumbo y velocidad razonablemente fiables y por último, puede que haya ocasiones en las que sea contraproducente que vean que eres un velero de 14 metros de eslora.

El día también tranquilo, la rutina de la navegación especialmente tranquila, aunque ruidosa, cuando vas a motor. Hoy no hemos pescado nada, una pena, porque os aseguro que el atún de ayer estaba excelente, una parte en sashimi (crudo) y otra a la plancha muy poco hecho, acompañado de una ensalada, un auténtico manjar, excelente.

Bueno, os voy a dejar ya, estoy de guardia, está empezando a llover y estoy escribiendo con el portátil desde la cubierta, mañana espero escribiros desde Santo Domingo.

Sed felices

Kike

Día 42 (26/12/09): De la erupción volcánica al paraiso

La travesía desde Martinica ha sido tranquila, demasiado desde mi punto de vista, nada de viento, salvo un par de horas todo a motor, con lo único que teniamos que tener cuidado era con evitar las islas y arrecifes, así que siempre un ojo atento al plotter y al programa de cartografía para estar seguros en todo momento que los rumbos eran correctos.

Durante la noche, tras la cena, estaba en cubierta al inicio de mi guardia, todo estaba tranquilo, al través por estribor teniamos la isla de Montserrat (si, se llama así, no me he equivocado, y esta en el Caribe, podeis comprobarlo en un mapa).  La isla tiene dos zonas claramente diferenciadas, una más baja al norte, llena de luces, donde se concentra la actividad y otra más al sur, con una montaña enorme deshabitada. De repente vi una luz extraña en la cima de la montaña, no eran casas ni carreteras, era otra cosa…

A pesar de que era por la noche, se distinguía claramente una especie de nube tipo hongo por encima, rápidamente até cabos, se trataba de ¡una erupción volcánica!

Así es, se veían claramente dos rios de lava que descendían por la ladera de la montaña, de vez en cuando se apreciaba una fuerte llamarada, supongo que árboles incendiados al verse envueltos por el infierno del magma.

Tomamos unos prismáticos y el monocular de visión nocturna (por infrarrojos) para apreciar mejor tan bello y destructivo espectáculo, nos alegrabamos de estar a distancia. La cuestión es que con la curiosidad del momento a ninguno de los dos se nos ocurrió ir a ver lo que decia la guía, cuando lo hice, al cabo del rato, me di cuenta que habia una zona de exclusión de navegación alrededor del volcan, que esta activo desde hace unos años, y efectivamente, como no podia ser de otra manera, habiamos pasado por ella, es decir, existia la remota posibilidad de que nos hubiera caido encima alguna de las piedras que lanza al aire un fenómeno de este tipo, afortunadamente que no fué así…

Tras sentirnos afortunados por haber sido testigos de este evento seguimos navegando, a las 16 horas aprox. hemos llegdo a Anguila, a Road Bay, un verdadero paraiso

Me recuerda mucho a Formentera, pero con una enorme cantidad de pequeñas islas declaradas paraiso natural, mañana iremos a visitar alguna de ellas, lo que hemos visto promete.

Creo que es la primera vez que me siento de verdad en el Caribe, un pueblo pequeño y tranquilo, playas excelentes, cocoteros, en fin, una delicia.

Mañana os cuento más cosas, estan cerrando el bar desde el que estoy accediendo por  WiFi  y me estan mirando mal

Sed felices

Kike

IMGP0505 (Large) IMGP0517 (Large)

IMGP0530 (Large)

Día 40 (24/12/09): ¡Feliz Navidad!

Si no fuera por la fecha que me indica el reloj y por los contactos que tengo con España nadie diría que hoy es Nochebuena, por las calles no hay ni decoración ni ambiente navideño. Algún barco aislado ha colgado lucecitas en el mástil o en el guardamancebos (cables alrededor del barco que protegen para que la gente no se caiga) y alguna tienda decorada con motivos navideños, pero poco más. Y el clima tampoco ayuda mucho, un calor sofocante, más incluso que en St. Lucía.

Nuestra jornada ha comenzado a las 8 de la mañana hora local, teníamos que hacer algunas cosas antes de salir de Marin y luego ir a Fort de France, la capital de Martinica y principal núcleo urbano. Pronto nos hemos dado cuenta de que era imposible hacer todo llegando a tiempo en ambos lugares, así que nos teníamos que dividir, en cualquier caso yo tenía que ir a la ciudad a una reunión, así que Jose Carlos se ha quedado aquí resolviendo las cosas de Marin (velería, acastillaje, pequeñas cosas a resolver en el barco…).

A pesar de ser una isla pequeña y que las distancias no son largas, es lento y complicado desplazarse dentro de ella. Fort de France esta a unos 40 Km, pero puedes tardar casi una hora en el mejor de los casos y dos si hay tráfico. La mejor manera de desplazarse es mediante los taxis colectivos, una especie de furgonetilla con un recorrido fijo a la que la gente se va subiendo y cuando esta llena sale hacia su destino. Ha sido simpático compartir un trayecto con los habitantes locales, es en este tipo de situaciones en las que ves su día a día, sus costumbres, como se comportan entre ellos, su amabilidad, etc.  Salvo por el calor, el ruido y por decirlo finamente, el aroma, una experiencia muy recomendable.

Fort de France es una ciudad colorida, con un estilo colonial, que guarda algunas reminiscencias de lo que debió ser en épocas anteriores mezclado con modernos comercios en los que puedes encontrar de casi todo. La ciudad es enorme en cuanto a extensión, ya que las construcciones son muy bajas y en ella se concentra prácticamente la mitad de la población de Martinica (200.000 de los 400.000 habitantes).

Mi cita era una visita de cortesía al  Presidente del Propeller Club de Martinica. Yo soy miembro del Propeller Club de Valencia, grupo de interés acerca de la logística y el negocio marítimo, que a su vez es uno de los patrocinadores de Aventura Oceánica, y dentro de este marco ejercemos de “embajada flotante” del mismo, presentando respetos e iniciando relaciones con los Propellers Club de los puertos por los que vayamos pasando. La acogida ha sido extraordinaria, hemos tenido una agradable comida en un sitio con unas vistas excepcionales a la bahía, en la que hemos compartido problemáticas actuales del negocio marítimo y de la economía en general, así como otros aspectos más cotidianos de la vida en nuestros países o del proyecto Aventura Oceánica.  Tras la comida se ha unido a nosotros el Vicepresidente y tesorero, persona muy activa en la economía local.

Una vez cumplidas mis tareas el Fort de France (además de la cita del Propeller tenía que hacer gestiones en bancos, escanear documentos, etc.), taxi comunitario de vuelta a Marin y vuelta al barco.

En este momento nos estamos preparando para salir, son las 7 y media de la tarde aquí, como tampoco vamos a hacer nada especial para la cena de nochebuena, y mañana es navidad y estará todo cerrado,  preferimos ir ganando millas hasta nuestro destino,  Anguilla.

Nochebuena y Navidad navegando, muy lejos de los mios, no voy a ocultar que tengo un poco de “morriña” (igual más que un poco), pero es lo que hay, la pasaré acompañado de las estrellas, la luna, el viento y el mar, y por supuesto todos aquellos que nos seguís y animais, sabiendo que estais ahi notaré vuestro calor…

Abrazos y besos enormes para todos, y sobre todo desearos ¡Feliz Navidad!, pasadlo genial y no olvideis  abrazar y besar a los que quereis, vosotros que podeis…

Sed felices

Kike

IMGP3446 (Large) IMGP3450 (Large)

IMGP3454 (Large) IMGP3444 (Large)

Día 37 (21/12/09): Rodney Bay en Santa Lucía

Hoy día de gestiones y de trabajos en el barco, es lo que toca, al llegar a puerto hay que ponerse en marcha para aprovechar la existencia de tiendas, poder hacer reparaciones imposibles navegando, etc.

Anoche tuvimos un poco de distracción, habia montado un concierto para celebrar la llegada de la ARC (la regata, que va de Las Plamas de Gran Canaria a Santa Lucia(, evento anual entorno al que existe una gran expectación en el lugar, y que trae más de 200 barcos a la vez. Se diría que Rodney Bay vive por y para esta regata. Fue un espectaculo curioso, una inmersión en la cultura caibeña y en concreto de esta pequeña isla, como unas 300-400 personas que claramente paecian del lugar y unos 10-15 extranjeros. Aqui el idioma oficial es el ingles, aunque exite una especie de dialecto, el criollo, mezcla de ingles, frances y vete tu a saber. Bueno, pues la actuación del grupo (una especie de raperos que cantaben fundamentalmente en criollo) impresionante, no nos enteramos de nada, pero ve a toda aquella gente vibrar, saltar, reir, cantar, etc con el cantante fue una bonita experiencia.

Esta mañana nos hemos puesto en marcha a primera hora, y a partir de ese momento solo hemos parado para una mini-siesta de menos de 1 hora (aqui es imprescindible, humedad, más de 30 grados por el dia y 26 de noche). Ir al banco para cambio de moneda, finalizar los trámites de inmigración, oficinas de la Marina, distribuidor del soporte del radar, que nos tiene que cambiar la pieza estropeada desde Canarias, compras de acastillaje, etc. Sumando a esto las cosas que hemos hecho en el barco ya nos lleva a la hora de cenar, en un agradable restaurante al borde del lago.

Mañana acabaremos las tareas que nos quedan en tierrra y partiremos hacia Maartinica, desde donde desembarcaran el miercoles Chema y el padre de Josee Carlos, a partir de ese momento estaremos estaremos solos los dos, como estaba previsto.

Poco más por hoy, mañana más.

Sed Felices

Kike

IMGP0469 (Large) DSC00172 (Large)